Mateen era yihadista o un ‘lobo solitario’

  Actualidad

Mateen era yihadista o un ‘lobo solitario’

Mateen era ¿yihadista o un ‘lobo solitario’?

El autor de la masacre en un club gay de Orlando se inspiró en el grupo yihadista Estado Islámico, pero no siguió sus órdenes, informaron ayer las autoridades, a medida que surgían detalles del peor atentado en Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001.

La madrugada del domingo, Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, irrumpió armado con un rifle de asalto y una pistola en el club gay Pulse, que celebraba una “noche latina” con espectáculos de drag-queens en esta ciudad turística conocida por sus parques de atracciones.

Tres horas después, 49 personas, además del atacante, yacían muertas y otras 53 quedaron heridas. Las autoridades de esta ciudad de Florida identificaron ya a 48 de las víctimas mortales, que en su gran mayoría llevan apellidos latinos.

Testigos recuerdan escenas de caos, cuerpos cayendo y sangre por doquier a medida que la fiesta se convertía en tragedia en el recinto cerrado.

“Era un caos completo”, dijo el joven Janiel González. “La gente gritaba ‘ayúdenme, ayúdenme, estoy atrapado’”.

El jefe de la policía de Orlando, John Mina, dijo que luego tomó la decisión de asaltar el club, después de que Mateen mencionó por teléfono “chalecos bomba” y “explosivos”.

Un blindado policial arrasó una pared e irrumpió en el lugar, y más agentes se sumaron al tiroteo que culminó con la muerte del atacante.

“Sabíamos que era la decisión correcta y creemos que previnimos una eventual pérdida de vidas y salvamos muchas, muchas vidas”, dijo Mina en rueda de prensa, ayer.

El FBI sigue investigando si Mateen, nacido en Nueva York hace 29 años, era un yihadista en una misión o un “lobo solitario” inspirado por la propaganda radical islámica para llevar a cabo lo que el presidente Obama denunció como un “acto de terror y un acto de odio”.

“Por ahora no vemos ninguna indicación de que esto fuera un ataque dirigido desde el exterior, y no vemos ninguna indicación de que él formara parte de ninguna red” terrorista, dijo el director del FBI, James Comey.

Pero el FBI está “altamente seguro” que Mateen se “radicalizó” al menos en parte a través de internet y que manifestó trabajar para el líder de EI, Abu Bakr al Bagdadi, en una serie de llamadas durante el ataque.

“Y por supuesto, estamos tratando de entender qué rol pudo haber jugado en la moti vación de estos ataques de la intolerancia antigay”, señaló, subrayando que la investigación aún está en su fase preliminar.

El ataque despertó la condena mundial, pero también puso bajo la lupa la estrategia antiterrorista estadounidense y las leyes sobre armas. El sospechoso pudo comprar legalmente un rifle y una pistola a pesar de haber levantado alarmas.

El FBI admitió que había previamente investigado a Mateen, quien vivía en Port St Lucie, Florida, a unas dos horas en automóvil de Orlando, pero lo exculpó de lazos extremistas.

El presidente Barack Obama, líderes musulmanes y dirigentes de todo el mundo, como el Rey Felipe, condenaron el ataque, considerado como el peor acto terrorista en suelo estadounidense desde los del 11 de septiembre de 2001.

De forma simbólica, la Torre Eiffel de la capital francesa y el Empire State en Nueva York se iluminaron ayer con los colores de la bandera arcoíris, adoptada por los grupos gay. Vigilias de solidaridad se realizaron en Estados Unidos y el extranjero. Más de 100.000 personas marcharon en Los Ángeles en una parada ya programada.

Grupo terrorista

El EI reiteró la autoría de la matanza

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reiteró ayer de nuevo la matanza de Orlando (Estados Unidos), que causó 50 muertos y 53 heridos.

“El hermano Omar Mateen, un soldado del califato, llevó a cabo una incursión de seguridad con la que logró irrumpir en una concentración de cruzados en el club nocturno de homosexuales”, dijo el EI a través de su emisora de radio Al Bayan.

Este mensaje sucede al difundido el domingo por la agencia Amaq, vinculada al grupo extremista, en el que expresaba en términos similares que la matanza había sido obra de “un soldado del califato”. EFE

ONU

No estimular divisiones en la sociedad

El secretario general adjunto de la ONU, Jan Eliasson, se mostró esperanzado en que el atentado contra una discoteca gay en Orlando no estimule las divisiones en la sociedad ni fomente la separación en función de las características, origen, religión u orientación sexual de las personas.

“La intención de aquellos que cometieron estos actos es la de asustarnos, que identifiquemos a otros grupos como el problema, como los enemigos. Por lo que tenemos que ser muy fuertes para defender nuestros valores, porque todos los humanos somos iguales”. Asimismo, pidió contención y no sacar conclusiones apresuradas. EFE

Investigación

Aún no hay pruebas de vinculación

“Debemos asegurarnos de que no sea tan fácil conseguir armas para una persona que quiera hacer tanto daño”, afirmó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El mandatario calificó la masacre como “un claro ejemplo del extremismo autóctono que nos tiene preocupados hace tiempo”. Aseguró que las autoridades estadounidenses “todavía no han encontrado pruebas de que actuara dirigido por un grupo terrorista”, a pesar de que declaró su lealtad a ISIS durante una llamada a la policía antes del ataque, en el que acabó con la vida de 49 personas e hirió a otras 53. El País