Mataje todavia no se sacude la influencia de Guacho

  Actualidad

Mataje todavia no se sacude la influencia de Guacho

La tensión volvió a Mataje, parroquia del cantón San Lorenzo de Esmeraldas. En el sector, al que todavía no retorna la normalidad, fueron asesinados cuatro marinos y secuestrado un equipo de diario El Comercio, el 20 y 26 de marzo respectivamente.

Revisión. A 3,8 kilómetros del redondel del ingreso al cantón San Lorenzo se encuentra el primer retén, policial y militar, que permite el acceso a la parroquia Mataje.

La tensión volvió a Mataje, parroquia del cantón San Lorenzo de Esmeraldas. En el sector, al que todavía no retorna la normalidad, fueron asesinados cuatro marinos y secuestrado un equipo de diario El Comercio, el 20 y 26 de marzo respectivamente.

El miércoles a las 17:30 un operativo militar y policial en el sector de la hacienda La Campanita de Mataje (a 20 metros de Colombia), liderado por la Fiscalía, permitió la captura de Jayro Reasco. El esmeraldeño, de 53 años, es considerado un hombre de confianza de Walther Arízala, alias Guacho, líder del frente narcoterrorista Óliver Sinisterra.

Ese frente se adjudicó al menos 10 atentados registrados en parroquias de San Lorenzo, de enero a abril de este año. Entre ellos, el asesinato de los cuatro marinos, el secuestro y asesinato de Javier Ortega, Efraín Segarra y Paúl Rivas; de Óscar Villacís y Katty Velasco; además del atentado con coche bomba al destacamento de San Lorenzo.

El trabajo de inteligencia militar y policial dio cuenta de su presencia en el sector y se movilizaron grupos tácticos. El Lanchero intentó huir, pero fue alcanzado a los pocos metros, informó Juan Jaramillo, comandante policial de la Zona 1.

La policía presume que era el encargado de la movilización fluvial de Guacho en la frontera entre Ecuador y Colombia. Pero no es el único señalamiento. El Lanchero es uno de 28 procesados por delincuencia organizada por el ataque al cuartel de San Lorenzo el 27 de enero. La audiencia preparatoria de juicio se cumplirá el 13 de septiembre a las 09:30.

Las actividades delincuenciales también se extendían al control de las salidas de droga por el corredor del Pacífico hacia Centroamérica.

Esta no es la primera vez que la hacienda La Campanita sale a la luz. En 2008 se evidenció su existencia tras el operativo ‘Huracán de la Frontera’, en el que se decomisó 4,7 toneladas de cocaína de los hermanos Jefferson, Miguel y Édison Ostaiza, vinculados al cartel de Sinaloa.

A La Campanita se puede acceder en helicóptero o lancha sorteando los canales de San Antonio, del Viento y La Caída, que dan al río Mataje.

Pero no solo el Lanchero es el objetivo. La captura de Guacho está entre las prioridades. Las autoridades colombianas habrían informado al Ecuador que desde hace una semana y media se encontraría en territorio ecuatoriano, al que llegó escapando de las operaciones de la Fuerza de Tarea Hércules. En días pasados se habría registrado un primer intento para capturarlo en una isla del sector, con el desplazamiento de helicópteros, lanchas y aviones Supertucanos.

El ingreso a Mataje sigue bajo control militar y policial. En dos retenes se revisa quién entra y quién sale. Los lugareños tienen la vía libre presentando identificaciones. Para los médicos que brindan atención en zonas aledañas a Mataje, hay custodia militar y policial (cuatro policías y 15 militares). Y para la prensa el acceso está restringido por cuestiones de seguridad, constató EXPRESO en el retén naval. La tensión sigue a pesar de que la normalidad está volviendo a la zona con la intervención de la Fuerza de Tarea Conjunta, comandada por el general Gustavo Acosta.

Ese grupo en casi dos meses cumplió 1.603 operaciones. De ellas, 995 fueron terrestres bajo control de Fuerzas Armadas. Hubo 558 acciones de control de armas, municiones y explosivos y 60 de apoyo a instituciones estatales. Esas operaciones permitieron, entre otras cosas, decomisar 4.055 galones de combustible, 3.000 cartuchos para fusiles y 710 canecas de precursores químicos. Nueve personas fueron detenidas y 4 kg de pasta base decomisados, indicó el coronel Gonzalo Reyes, de la Fuerza de Tarea.