El manejo incierto de los desechos hospitalarios

  Actualidad

El manejo incierto de los desechos hospitalarios

El país genera al año 10.864 toneladas de esos residuos, pero se desconoce la disposición final de un 30 %. El proceso en consultorios privados, sin registros.

Gestión. En uno de los laboratorios del hospital de Niños Roberto Gilbert, en Guayaquil, los materiales con riesgo biológico se colocan en tachos rojos.

A una planta de tratamiento adjunta, que ocupa unos mil metros cuadrados, van a parar las cerca de 1,5 toneladas de materiales contaminados con sangre u otros fluidos corporales y demás desperdicios peligrosos que diariamente producen las actividades de atención médica en los dos nosocomios del complejo hospitalario Alejandro Mann, en Guayaquil.

Allí se transforman esos productos infecciosos en basura inocua, mediante el empleo de una tecnología llamada autoclave, que realiza las mismas funciones de un esterilizador de instrumental médico.

Un similar tratamiento con los residuos se realiza en el hospital Luis Vernaza, donde se descontaminan cuatro toneladas por día en una planta procesadora propia.

Los tres centros hospitalarios de la Junta de Beneficencia de Guayaquil aplican esa tecnología desde 2012. Son los únicos en el país que gestionan de manera autónoma sus desechos de riesgo, asegura Freddy Matamoros, jefe de Ingeniería del complejo Alejandro Mann.

El caso de las tres unidades asistenciales es una excepción. En Ecuador se producen anualmente 10’864.289 kilogramos de residuos hospitalarios peligrosos. De ese volumen casi todo se entrega a los municipios (58,2 %) y a gestores ambientales acreditados (30,6 %) para su tratamiento, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), que reporta cifras de 2016 (ver gráfico).

La investigación, levantada el año pasado, considera el manejo que llevan 4.201 establecimientos de salud públicos y privados, con y sin internación, pero no toma en cuenta a los consultorios médicos privados en el país, de los cuales se ignora cuál es el tratamiento que dan a sus desechos peligrosos.

De los 10’864.289 de kilogramos generados a nivel nacional, no hay registros del tipo de disposición final que se dio al 30 % de ese volumen (3,72 millones de kilogramos).

El subregistro en las cifras llama la atención a Francisco Andino, exministro de Salud. “Se debería conocer qué pasa en los consultorios privados, que deben reportar por regulación y obligación, so pena de sanción por parte de la entidad de control en salud”, comenta a EXPRESO.

La gestión de los residuos infecciosos en una unidad de salud conlleva varios procesos. Freddy Matamoros estima que a nivel hospitalario existen falencias en la clasificación de esos elementos. “Se puede encontrar que se colocan los desechos peligrosos en tachos negros, donde solo deben ir los desperdicios comunes. Ese error pudiera crear focos de contaminación”, explica.

Los consultados por este Diario coinciden en que se deberían mejorar los controles y hacer una revisión de toda la línea del proceso para establecer si se cumple con la normativa.

La Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), la entidad competente, contaba en sus registros del año pasado a 20.124 establecimientos prestadores de servicios.

Ese organismo, adscrito al Ministerio de Salud Pública (MSP), reporta que el manejo de los desechos es uno de los rubros con incumplimientos frecuentes, según su último informe de rendición de cuentas.

EXPRESO no obtuvo hasta el cierre de esta edición, un reporte que solicitó al Ministerio de Salud sobre los establecimientos de salud que llevan registro de los desechos peligrosos y detalles sobre los controles que ejerce sobre esa gestión.

El detalle

Residuos. Guayas (31,5 %) y Pichincha (30,4 %) concentran la mayor cantidad de desechos peligrosos que producen las unidades de salud, según el INEC.

Voces

Luis Triviño

Médico salubrista, epidemiólogo

“Considero que aquí no existe un adecuado manejo de los desechos hospitalarios. El error es que estos elementos peligrosos se los maneja como cualquier basura”.

Juan Guevara

Jefe de Gestión Ambiental de la Junta de Beneficencia de Guayaquil

La mayoría de hospitales en el país no ha obtenido sus licencias ambientales. En muchos de ellos no se hace una buena segregación de los residuos.

html