Un lugar que rememora la historia del Barcelona

  Actualidad

Un lugar que rememora la historia del Barcelona

Cuando Ángel Encalada, propietario de ‘Pollos a la Brasa Barcelona’, me recibió en su restaurante, fue a la víspera de un partido entre el cuadro canario y ‘papá’ Aucas.No había pasado más de 5 minutos, mas la conversación ya transcurría sobre e

Un lugar que rememora la historia del Barcelona

Cuando Ángel Encalada, propietario de ‘Pollos a la Brasa Barcelona’, me recibió en su restaurante, fue a la víspera de un partido entre el cuadro canario y ‘papá’ Aucas.

No había pasado más de 5 minutos, mas la conversación ya transcurría sobre el desempeño del club, posibles variantes y hasta pronósticos aventurados.

Y es que Ángel es así, de esos barcelonistas apasionados que no cuentan los días sino los domingos en los que hay que ir al mítico estadio Monumental.

Ampliamente conocido en el medio deportivo, a muchos les sorprenderá que Encalada no fundó el local, sino que lo compró a otra persona ya con ese nombre y decidió dejarlo ahí porque según él, le “cayó como anillo al dedo”.

Son más de diez los murales que tapizan las paredes interiores del local y cada uno evoca grandes hazañas del equipo.

Asimismo, el menú es otra forma de exaltar a glorias de antaño. El seco de pollo se llama ‘Pepe Pancho’, la porción de moros ‘Delicia de Saralegui’ y el aguado de menudencias, ‘Pestañita’.

“Tenemos a los mejores de las últimas décadas”, afirmó sonriente el propietario.

Pero su amor por Barcelona va más allá. Para él, las formativas constituyen uno de los pilares de la grandeza del ‘Ídolo’, por lo que siempre ha dado su apoyo a los juveniles de la mejor forma que sabe, haciéndoles llegar su sazón en sendas tarrinas.

Él recuerda las dificultades que debió pasar durante su infancia y esto es lo que lo motiva a dar su ayuda incondicional al equipo del que tantas alegrías ha recibido. Pollos a la Brasa Barcelona (Sucre y Boyacá) cuenta solo con una sucursal, entre Pedro Moncayo y Vélez. DEMO

La noche más amarilla

No cabe duda que la Noche Amarilla 2016 se ganó un lugar especial en la memoria de los barcelonistas, esto gracias al astro brasileño Ronaldinho.

Encalada cuenta que pese a que formó parte del comité que dio la bienvenida al futbolista, el cansancio de este impidió que pudiera departir con la soltura que los hinchas ansiaban. Por esto, el mural más reciente, es un collage con las mejores fotos de su llegada, como “una forma de tenerlo perennemente en Guayaquil”.

Además aseguró que próximamente creará un platillo con su nombre.