Actualidad

El ‘terror’ espanta las bajas ventas en octubre

La compra en tiendas pequeñas subió un 80 %, en cinco años. En almacenes grandes, 300 %. Un disfraz cuesta desde $ 30.

Andy Pérez interpretando a Newt Scamander y con su amigo Picket.

A cinco días de la celebración de Halloween el comercio resucita sus ventas, tanto que algunos productos de tendencia ya están agotados. Uno de ellos son las luces con sonido, que sirven para hacer decoraciones dentro y fuera del lugar de la fiesta. En el almacén Pelucas y Postizos su precio estuvo entre 600 y 750 dólares.

Las decoraciones ahora llevan más detalles y tecnología. Existen en el mercado ecuatoriano muñecos con movimiento y sonidos cuyo precio va desde $ 250 hasta $ 480.

Todo ello ha llevado a que en cinco años las ventas suban un 80 % para las tiendas pequeñas y un 300 % para los almacenes grandes, indicaron a Diario EXPRESO Maribel Reyna, supervisora del Comercial Marianela, y Laura Arteaga, dueña del almacén Pelucas y Postizos.

Para tener una idea de cuán importante es la venta de Halloween para el comercio, también se puede saber la visión de otro de los almacenes importantes de Guayaquil. “Halloween se ha convertido en una fecha muy importante para nosotros, es la puerta de entrada de la temporada más alta del año. Las ventas en octubre aumentan en un 25 % en comparación a los meses normales del año”, dijo Nelson Gim Alfago, gerente comercial de Gimsa.

El éxito de estas ventas es porque siempre se está innovando y por la afición de usar el traje de una de las películas del año. “Recién hace tres años empieza a crecer en Ecuador lo último, antes nos veían como raros. Yo soy un cosplayer y este año voy a ser Newt Scamander de la película ‘Animales Fantásticos’”, manifestó Andy Pérez, quien tiene la afición desde hace siete años.

Los cosplayers cuidan cada detalle. Por lo general lo hacen para eventos de cómics y anime, pero ellos también celebran el Halloween y su placer es pasear en grupo por los centros comerciales.

La diferencia entre una persona que se disfrace y un cosplayer es que para los últimos no es suficiente parecerse al personaje, sino que buscan ser una réplica exacta.

En el caso de Pérez, hasta se compró un libro (70 dólares) para saber todos los detalles de la cinta ‘Animales Fantásticos’ y en especial de Newt.

Los cosplayers mandan a confeccionar los trajes y dependiendo de los detalles pueden gastar entre 100 y 500 dólares. El monto es muy variable porque depende del personaje que quieran imitar. Lo que sí está claro es que ser un cosplayer no es económico. El comercio está aprovechando este nicho con profesionalismo e innovación y así espantan el miedo a vender poco.