Actualidad

‘Habeas corpus y habeas data’

El ‘habeas corpus’ (art. 89 de la Constitución) permite recuperar la libertad de quien, ilegal y arbitrariamente, se encuentre privado de ella, por orden de autoridad pública o privada. Protege su vida, integridad física y libertad personal.

El juez convocará, en 24 horas, a una audiencia en la que se deben presentar la orden de detención y las justificaciones de hecho y de derecho.

Comparecerán el privado de libertad, quien dio la orden, el defensor público y su gestor. Terminada la audiencia, resolverá en 24 horas. Si es ilegítima o arbitraria dispondrá la libertad inmediata. Protege la libertad personal.

El ‘habeas data’ (art. 92 de la Constitución) es el derecho de toda persona natural o jurídica para demandar ante un juez o autoridad competente cuando hay uso incorrecto de datos inválidos y su deuda no es real por cobros de valores indebidos.

El juez o autoridad, en 24 horas, convocará audiencia para su eliminación o corrección si fuera falsa o estuviera desactualizada en el banco de datos y registros informáticos de instituciones públicas o privadas.

“Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales que afecten a su honra o a su reputación. Todos tenemos derecho al reconocimiento de la dignidad. Nadie puede ser objeto de ataques ilegales en su vida privada, su familia, domicilio, patrimonio o su correspondencia”.

“Asegura su honor, identidad, buena reputación e intimidad personal”. Es el respeto al entorno familiar, social, profesional. Impide la intrusión de terceros en el ámbito privado. Prohíbe el uso de datos personales o familiares que revelen origen racial o étnico, opiniones políticas, convicciones religiosas o filosóficas, filiación sindical o trabajo.

“Toda persona, afectada por informaciones inexactas, agraviantes u obsoletas, ajenas a la realidad, que le causen perjuicio, tiene derecho a que se efectúe su anulación y rectificación”. Implica el “derecho al olvido”. Se debe eliminar información que, incluso por el transcurso del tiempo, perjudique al ciudadano. Daño moral.