Actualidad

No todo es ‘Gambeta’

¿Qué es lo que tiene mayor relevancia a la hora de fichar, o convocar a un jugador, ya sea a un club o selección nacional?

No todo es ‘Gambeta’

Qué es lo que tiene mayor relevancia a la hora de fichar, o convocar a un jugador, ya sea a un club o selección nacional: su desenvolvimiento dentro de la cancha o lo que le aporta o merma al grupo en general por sus actos fuera de ella.

Para ciertos directores técnicos hay aspectos profesionales -que no tienen nada que ver con el fútbol- que son importantes para ser considerados en sus plantillas. Uno de los casos más coyunturales es el del ecuatoriano Michael Arroyo, quien quedó desligado de la última convocatoria del argentino-boliviano Gustavo Quinteros, para medir a Uruguay y Venezuela.

Aunque el extécnico de Emelec no precisó en los detalles de la exclusión de ‘Gambetita’ fue claro al decir que “le falta compromiso” con la selección ecuatoriana. Aseguró que el tricolor pasa un gran momento futbolístico, pero que hay “otros aspectos fuera de cancha en los que debe mejorar” ‘Miki’, como lo apodan en las Águilas de México.

Arroyo en las eliminatorias sudamericanas rumbo a Rusia 2018, ha jugado cuatro partidos (96 minutos en total), marcó un gol (contra Colombia), fue amonestado una vez y expulsado otra.

Aquella roja que vio fue cuando ingresó contra Perú, a jugar los últimos minutos. Arroyo se lanzó en una carretilla, no lo toca al rival, sin embargo, cuando recrimina al peruano por su exageración, él lanza un golpe en el rostro, que dejó a la Tri con 10 futbolistas en los adicionales.

“La verdad que sí (me molestó), me tocó jugar cinco minutos, creo que no le gusta a nadie, pero tenemos que respetar. No creo que él (Gustavo Quinteros) lo hace con mala intención como lo dice mucha gente”, dijo el extremo tras este incidente.

Más adelante, en la última convocatoria, Arroyo dejó la selección antes de viajar a La Paz, Bolivia por una supuesta lesión, pero a su llegada a México se enfundó la camiseta del América y disputó la fecha en el fútbol azteca.

Otro ecuatoriano que quedó marginado de la Tricolor fue Joffre Guerrón, quien en varias ocasiones habló del expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga, y de su voz de mando a la hora de presentar la nómina para eliminatorias o Copa del Mundo.

El estratega argentino y campeón del mundo con su país en 1978, César Luis Menotti, explica con rigor que la disciplina es importante, pero que el estratega debe establecerla de acuerdo con su conocimiento.

“La única manera que tiene un entrenador de hacerse respetar es desde el conocimiento. Si no fuera así, cualquier tonto podría ser entrenador. El futbolista respeta a un entrenador cuando se da cuenta de que cada día lo hace jugar mejor, que el equipo crece y que el entrenador tiene las ideas claras. Si el técnico se obsesiona con la disciplina, el futbolista no lo va a respetar”, explica Menotti.

Pero cada entrenador maneja su manual, como Pep Guardiola, quien es muy estricto con sus dirigidos, y es que su trayectoria lo avala.

El catalán exige disciplina desde lo que van a comer, las horas a la que duermen y hasta anunciar oficialmente los días libres que se toman para evitar viajes innecesarios que puedan afectar el rendimiento del equipo antes de un partido.

En su paso por el Bayern Múnich alemán, Guardiola tuvo más de un encontrón con el chileno Arturo Vidal, por sus constantes salidas nocturnas.

Como dicta aquel adagio del deporte rey, “el futbolista debe ser profesional dentro y fuera de la cancha”. Hay técnicos que llevan esta frase en su bandera y, aunque tengan al mejor del mundo en sus filas, si no sigue las normas, no juega. Porque para ellos, no todo es ‘gambeta’.

Es contradictorio por donde se lo vea. Michael Arroyo ha salvado al América que dirige el argentino Ricardo La Volpe en las últimas fechas, no obstante, el DT no ha escondido sus disputas con el jugador, quien no continuaría para la próxima temporada.

Elegido por el América como el jugador del mes en octubre, Arroyo y La Volpe escribieron su página desde el Atlante de México, donde el ecuatoriano tuvo un paso amargo. Cuando el entrenador llegó al América, no fue la mejor noticia para ‘Miki’.

“A Michael lo conozco desde el Atlante. Michael así es, ya llegué y ya sé que él dice que quien siempre lo salo soy yo. Michael es muy agresivo, porque ya lo conozco, es muy desequilibrante”, dijo. En un entrenamiento “me acerqué a Arroyo y le dije: ‘No me mires con esas caras, a mí eso no, a esta edad las caritas a mí no me va a agarrar miedo’. Lo que me tiene que demostrar es que es mejor y que quiere jugar”, agregó.

Medios mexicanos aseguran que ‘Gambetita’ no seguirá en América, ya que no se acopla a las horas de trabajo de La Volpe. Hay ofertas del fútbol árabe.

Figuras dentro de la cancha, polémicos fuera de ella

Paul Gascoigne

De los mejores futbolistas que parió la tierra del fútbol, Inglaterra. ‘Gazza’, como se lo conocía, era tan protagonista fuera del campo como dentro, su indisciplina provocó que terminara su carrera en un club chino, sin mucha historia.

Mario Balotelli

Considerado como una joya a inicios de esta década, el futbolista italiano prefirió una vida de mayor participación en fiestas que en la cancha. Llegó al Niza francés luego de que el Liverpool lo expulsara por mala conducta.

Ariel Ortega

Al argentino lo visualizaban como el reemplazo de Diego Armando Maradona, por sus condiciones, pero una vez que conoció la vida nocturna empezó a llegar tarde y alcoholizado a los entrenamientos, lo que generó su salida de varios clubes.

Romario

Con una de sus frases más polémicas: “Si no salgo por las noches, no marco”, el campeón del mundo en 1994, no pudo continuar en el Barcelona de Johan Cruyff por sus innumerables actos de indisciplina. Fue relegado al Flamengo.

George Best

Catalogado como el quinto Beatle, el delantero norirlandés fue de los más letales en la década de los 60. En el Manchester United fue ícono por sus goles, pero su carrera no brilló totalmente por sus escándalos al salir del campo de juego.