Actualidad

‘Frontera cautiva’, trae detalles del secuestro de Paul, Javier y Efrain

20 periodistas presentan resultados de seis meses de investigación

Familiares y amigos de Paúl, Javier y Efraín hicieron vigilias.

Javier Ortega, periodista de El Comercio, asesinado en abril, conoció que existía un canal de comunicación entre la Policía ecuatoriana y los carteles de la droga. Esa es una de las revelaciones del proyecto ‘Frontera cautiva’ que unió a periodistas de Ecuador, Colombia y Francia para rendir un homenaje a Ortega y a sus compañeros Paúl Rivas y Efraín Segarra.

Los tres fueron secuestrados el 26 de marzo en Mataje, San Lorenzo, Esmeraldas, cuando buscaban información de la muerte de tres militares en una explosión atribuida al grupo de Walther Arízala, alias Guacho.

Ortega no logró escribir su historia. La fatalidad le sorprendió al llegar a Mataje. La investigación dio cuenta que antes del secuestro un policía chateaba de forma ‘familiar’ con Guacho y conocía de las amenazas.

Soraya Constante es una de las integrantes del equipo. “La investigación fue la única respuesta que pudimos dar desde el lugar donde estamos, el periodismo”, señaló a EXPRESO.

Reveló que se convocaron unas horas después de tener certezas sobre el asesinato porque tenían claro que querían saber qué pasó los 19 días de cautiverio y qué acciones y omisiones hubo.

El proyecto tiene cuatro historias que cuentan sobre las vidas perdidas en muchas manos, la historia que Javier no pudo contar, la situación de Mataje y la militarización.

Se destaca los detalles de la falsa liberación ocurrida a las 18:00 del miércoles 28 de marzo de 2018. Ese día hasta un fiscal llegó a la Base Naval de San Lorenzo para recibir al equipo. La espera fue en vano y la liberación nunca se concretó. Susana Morán, otra de las integrantes del grupo rescató el esfuerzo colectivo y de colaboración entre los equipos de los tres países. Morán y otros tres periodistas volvieron a Mataje a recorrer los pasos de Javier.