‘Amanos’ que dejan sin hombres al presidente

  Actualidad

‘Amanos’ que dejan sin hombres al presidente

El vicepresidente de la FEF, junto a su directorio, rechazó las declaraciones de Carlos Villacís y le hizo advertencias, evidenciando diferencias a la interna.

Malestar. Carlos Villacís (c), presidente de la Ecuafútbol, en el Comité Ejecutivo del martes pasado, luego de hacerse público el comunicado por parte del vicepresidente y su directorio.

Las discrepancias a la interna de la Federación Ecuatoriana de Fútbol quedaron en evidencia. El caso de supuestos amaños de partidos que involucra a Macará dejó a Carlos Villacís, presidente de la Ecuafútbol, sin respaldo alguno y obligado a “responsabilizarse” de todas las declaraciones que emita (y que no hayan sido puestas en consideración del directorio) de ahora en adelante.

Gustavo Quinteros, Felipe Caicedo, Christian Noboa, Nassib Neme, entre otros, han cuestionado una administración opacada por polémicas que van desde fugas hasta giras “mal planificadas”. Toda esta problemática no solo que causó malestar al entorno de la Federación, sino que además intensificó los entredichos sobre la gestión de esta administración.

La situación llegó a tope cuando el vicepresidente de la Ecuafútbol, Álex de La Torre, junto con los siete vocales que conforman el directorio de la FEF, rechazó los comentarios emitidos por Villacís respecto a su ciclo a cargo de la entidad y el conflicto que involucra al club ambateño.

“Esto de estar en la Federación... Mi familia, mi nieto, mis amigos me dicen: Carlos, ya bota esa pendejada”. Esta frase manifestada por Villacís en el programa ‘Tarjeta dorada’ podría generar “imprevistos legales y reglamentarios” a la Ecuafútbol, según detalló la institución en el documento que publicó el martes pasado. En el escrito, además, indicaron que “según una publicación de Estadio”, el titular de la FEF habría dicho que la cantidad total de partidos amañados, posiblemente, llegaría a 26.

La respuesta del presidente fue inmediata y se resumió en negaciones. “Alguien está manejando esto, han sacado de contexto lo que yo dije. Hay gente muy deseosa de causar daño a la Federación”, indicó.

Para entonces, ya no solo el vicepresidente y su directorio habían mostrado su malestar. También lo hizo Mario Tamayo, presidente de la Comisión Jurídica de la Federación, al respaldar el comunicado emitido previamente.

Las discrepancias podrían tener una consecuencia mayor que afectaría el funcionamiento del ente, según explicó Giovanny Cárdenas, abogado especialista en legislación deportiva.

“La FEF ha dado un giro de 360 grados a lo que era su gestión anterior. Antes pensábamos que el presidente era plenipotenciario y no respondía a ninguna decisión corporativa. Hoy el directorio reclama sus derechos y cuestiona las acciones y declaraciones que hace un presidente a título personal”, manifestó el jurista.

Aún en investigaciones del caso Macará y ante las repercusiones que esto generó, Villacís “cada vez” que ve “tanta cosa” se “desilusiona más”. Pero no de la Ecuafútbol, ni de sus ganas de postularse a la reelección por la presidencia de la institución, en unos comicios previstos para inicios del año entrante.

Los expertos de Expreso

Funcionamiento

Giovanny Cárdenas,

Abogado

El directorio de la Federación y el presidente (Villacís) son dos instancias diferentes. Están en su derecho de cuestionar las declaraciones que el presidente hace a título personal. Tienen que funcionar en armonía y eso parece que no es así en este momento.

Rechazo

Lo que hoy haga la Federación no nos debería importar. Solo se llenan la boca y se golpean el pecho en nombre de la moral, la dignidad y la honestidad. Son hipocresías y podredumbres. ¿Tan difícil es para la Ecuafútbol tomar resoluciones de este tipo?

Oportunidad

Asombra que altos mandos dirigenciales digan que conocían de estos temas (arreglo de juegos) y no lo hayan denunciado a tiempo. La Federación tiene la oportunidad de sentar un precedente en el tema de amaños de partidos con responsables y sanciones.

Asistieron a la Ecuafútbol

Tanto el presidente de Macará, Miller Salazar (foto); como los jugadores de El Nacional Éder Fuertes, Ángel Gracia y Johan Padilla, asistieron la mañana de ayer a la Ecuafútbol, para rendir su versión ante la Comisión Disciplinaria, respecto al supuesto caso de amaño en el que fueron involucrados días atrás.

La denuncia, según detallaron los presentes, seguirá en investigación y respaldarán el proceso “hasta las últimas instancias”, con el objetivo de que se sancione a los responsables de la polémica.

“Yo a la Federación la amo. Yo por la Federación mato y muero”, finalizó el presidente, que de a poco parece quedarse sin hombres que lo respalden. JMS-RVF