Actualidad

Llegaron los 40 Es hora de abrir mas sus ojos

Si es de los que está a un paso de subir al cuarto escalón, sepa que no solo la posibilidad de pasar por la famosa crisis de los 40 debe preocuparle.

El 81 % de quienes padecen estos males superan los 50 años.

Si es de los que está a un paso de subir al cuarto escalón, sepa que no solo la posibilidad de pasar por la famosa crisis de los 40 debe preocuparle. Hay otros aspectos ante los que debe tener los ojos bien abiertos.

Sí, desde ahora va a ver el mundo de una manera diferente. No, no se trata de esas transformaciones que quiere aplicar a su vida luego de hacer una retrospectiva, sino de la manera en la que su visión cambia, a veces, producto del paso del tiempo, pero en otras, por enfermedades que a los 40 pueden detectarse de una manera precoz.

Por eso, ha llegado la hora, con síntomas o sin ellos, de acudir al oftalmólogo y a partir de este momento visitarlo con más frecuencia. ¿Pero qué tan complicado es lo que comienza a ocurrir con nuestros ojos desde esta etapa?

Mario Pólit Macías, retinólogo y director médico de la Clínica Internacional de la Visión del Ecuador (CIVE), habla de una condición que se presenta luego de cruzar la barrera de los 40 y es la famosa presbicia, en la que se pierde la nitidez para ver de cerca. Y no hay nadie en el mundo que se salve de pasar por ella.

“Se corrige con el uso de lentes o de gafas y los pacientes que tengan una presbicia muy marcada pueden ser operados”, explica este profesional que cuenta con una maestría en Gerencia hospitalaria.

Otra condición muy frecuente es la disminución de la película lagrimal, es decir de la cantidad de lágrimas que produce el ojo, lo cual va a hacer que se manifieste sensación de resequedad.

Hay condiciones que pueden detectarse de manera precoz, explica Luis Alberto Real, cirujano oftalmólogo refractivo y de catarata, especializado en el Instituto Barraquer de América y con una maestría en la Universidad de Valladolid. Se refiere al glaucoma, una enfermedad asintomática que produce ceguera irreversible cuando llega a los últimos estadíos. “Además, muchos pacientes empiezan con retinopatía diabética y se la puede detectar de forma precoz a esa edad. Si se la trata en estadíos tempranos, el pronóstico podría ser bastante bueno, pero de no tratarse, sería devastador”, dice.

Aunque son menos frecuentes, hay enfermedades que podrían ser graves como, por ejemplo, tumores de la superficie ocular, los cuales, aunque aparecen en distintas etapas de la vida, suelen presentarse precozmente en pacientes de mediana edad.

“Es mejor acudir de forma preventiva, especialmente si uno ha estado expuesto al sol durante edades más jóvenes”, recomienda.

Ingrid Paternina, quien tiene una subespecialidad en cirugía refractiva y plástica ocular, dice que desde los 40 hay que visitar al oftalmólogo una vez al año. “Todos los años, inevitablemente, porque la visión cercana se va perdiendo”. Pide tomar en cuenta que pasada esa edad se inician cambios en cuanto a la cantidad y calidad de las lágrimas, lo que trae síntomas como ardor, ojo rojo y visión borrosa. Acudir al especialista e iniciar el tratamiento evitará que se dañe la visión.

EXPRESO le muestra los cambios que se van sufriendo con la edad y la forma de cuidar sus ojos. Además de las novedades en salud visual.

Visión periférica

A medida que cumplimos años, se reduce el tamaño de nuestro campo visual, es decir la visión periférica o lateral. En esos casos, conducir un vehículo puede representar un riesgo.

Menos visión del color

Las células en la retina, responsables de la visión del color, sufren una disminución en la sensibilidad a medida que pasan los años. Es allí cuando empezamos a ver los colores menos brillantes y, además, se hace difícil diferenciar ciertos tonos.

Manchas flotantes

Se llaman también moscas flotantes o telarañas. Se trata de puntos diminutos que parecen flotar a través de la visión y que se perciben más cuando la persona está en habitaciones muy iluminadas o en el momento en el que se mira una superficie clara. Pueden aparecer como una parte normal del proceso de envejecimiento, pero pueden ser también señal de otro problema.

Párpados caídos

Los párpados también pierden su elasticidad con el paso del tiempo y no se trata solo de una molestia por lo antiestético que resulta para muchos y por la cantidad de años que parecen aumentar a nuestro rostro. Puede causar además fatiga visual e interferencia en la visión por el bloqueo del eje visual.

Presbicia

Después de los 40 años de edad, el cristalino se vuelve más rígido y cuesta ver los objetos más cercanos. Las personas afectadas por este problema suelen presentar dolores de cabeza, debido al esfuerzo que hacen, por ejemplo, para leer.