Actualidad

Ya llegan a 80 los intoxicados por licor

A pesar de las advertencias, el número de intoxicados por la ingesta de alcohol metílico aumenta con el transcurso de los días.

Operativo. La Policía Nacional incautó licor adulterado en Quito.

A pesar de las advertencias, el número de intoxicados por la ingesta de alcohol metílico aumenta con el transcurso de los días. El Ministerio de Salud asegura que ya llega a 80 las personas que registran problemas de salud por el consumo de licor adulterado.

De acuerdo con la información entregada por la Secretaría de Estado, 33 son positivos para metanol en la sangre, 38 son negativos y nueve casos están en investigación.

La cifra de fallecidos son 17, de los cuales 11 están confirmados que su defunción fue por la ingesta del licor, y seis están aún en investigación.

El Ministerio de Salud, con otras instituciones, continúa con las acciones de control para evitar la venta de licor adulterado.

La entidad y las autoridades de control hacen un llamamiento a todos los habitantes de Ecuador para que no consuman alcohol de dudosa procedencia, sin registro sanitario y comercializado de forma clandestina, “porque implica un enorme riesgo para la salud, incluso puede producir la muerte”.

Los síntomas por consumo de licor adulterado son: náuseas, vómitos, visión borrosa, alteraciones del estado de conciencia, dificultad respiratoria o resaca prolongada.

La intoxicación de personas con alcohol metílico en Quito se denunció la noche del pasado 25 de octubre, de lo cual ocho personas fallecieron en la noche y madrugada del 26 del mismo mes.

De manera inmediata, el Ministerio de Salud junto con miembros de la Policía Nacional iniciaron operativos conjuntos para retirar el licor adulterado de las calles y determinar a los responsables de esta infracción.

Los operativos emprendidos por las autoridades, tras la alerta generada, dejan ya cinco detenidos en Pichincha.

Como parte de las pericias, la fiscal de Pichincha, Thania Moreno, informó que se formularon cargos en contra de dos personas: una por homicidio culposo y la otra por contaminar sustancias para el consumo humano.

Se mantiene la alerta para que todos los establecimientos de salud pública y privada que reciban pacientes con síntomas de posible intoxicación por alcohol adulterado reporten a la autoridad sanitaria.