“Donde pongamos el dedo, brota pus”

  Actualidad

“Donde pongamos el dedo, brota pus”

La Contraloría General del Estado destituyó a Jorge Glas, preso por “asociación ilícita” con Odebrecht. Pero, ahora, por la entrega irregular del campo petrolero Singue a favor de Dygoil-Gente Oil es responsable de “peculado”.

El peculado no prescribe. Prevalece y es la causa principal de su destitución. Por ello su nombramiento posterior de vicepresidente no existe. Es nulo.

“El que quiera irse que se vaya”, dijo Lenín a los directores de Alianza PAIS. Criticó la “segunda etapa de la Revolución Ciudadana”, identificada “por la corrupción, la forma autoritaria de gobernar sin diálogo, para perennizarse en el poder con la reelección indefinida”.

“Fue desesperante encontrarme con esta crisis tan dura en AP. Compañeros por favor, no permitan que nada nos parta...”.

“No me gusta el poder. Lastimosamente envuelve a las personas en una cárcel de la cual no pueden salir y, en más de una ocasión, genera resentimiento de familiares, amigos queridos o colaboradores. Miren la familia de Rafael Correa. Por eso no me gusta el poder”, dijo.

Rechazó la corrupción en el gobierno. “En el 60 % a 70 % de instituciones, donde pongamos el dedo, brota pus”.

“La Ley de Plusvalía me parecía buena. Después vi que generaba desempleo y otras consecuencias negativas”. “Enviaré una nueva para evitar la especulación del suelo y reactivar la construcción”.

“En el Consejo de Participación Ciudadana estarán los mejores. Les pido que no pierdan el valor para ser parte de ese organismo”.

57 legisladores suscribieron el apoyo a Moreno y respaldan el Sí en la consulta.

Hay 640 obras inconclusas con fallas constructivas e inconsistencias legales, “con incrementos por más del 85 % del valor inicial que, además, requieren inversión adicional de US$ 1.000 millones sobre presupuestos originales y ajustes contractuales (hospitales, escuelas, vías, unidades de policía comunitarias). La refinería de Esmeraldas tiene sobreprecio de US$ 1.000 millones. Hay que determinar responsabilidades en la gestión de fondos públicos.