Actualidad

“Ojala no se busque ejercer presion sobre el fiscal general”

La visita del expresidente Correa al Ecuador ha generado el rechazo de muchos compatriotas (cuya molestia la han expresado especialmente por las redes sociales aunque algunos fueron al aeropuerto a darle una “cordial bienvenida”), no solo por los abusos que cometió el caudillo durante la década que estuvo en el poder sino también porque su arribo de manera sospechosa ha sucedido justo cuando ha empezado el juicio penal en contra del vicepresidente sin funciones, quien está detenido bajo la acusación de asociación ilícita dentro del caso de coimas y sobornos que Odebrechth supuestamente pagó para beneficiarse de millonarios contratos de megaobras con el Estado en el periodo que el segundo mandatario dirigió los sectores estratégicos.

Ojalá que el exmandatario, quien ha dicho que su presencia solo se debe a la asamblea nacional de PAIS convocada por dirigentes del ala correísta, no “aproveche” su permanencia en el Ecuador (que hoy se encuentra agobiado por el peso de la enorme deuda heredada) para tratar de ejercer presión sobre el fiscal Baca Mancheno, que ganó el concurso respectivo y fue posesionado durante su administración, para que libere de culpa y declare “inocente” a su exbinomio y compañero de tienda política, considerando que según sus propias declaraciones es un “perseguido político” del Gobierno del “traidor” Moreno.

Lic. Jhonny Muñoz Lima