“Cuando me pongo objetivos los cumplo”

  Actualidad

“Cuando me pongo objetivos los cumplo”

Isabel Wagner vuelve a la carga. Esta empresaria acaba de ser electa como la nueva presidenta de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas (Acbir-G). Sí, han pasado algunos años pero ella luce tan activa y llena de ideas y sueños como en

“Cuando me pongo  objetivos los cumplo”

Isabel Wagner vuelve a la carga. Esta empresaria que en los ochenta se destacó en la dirección de restaurantes de moda en Guayaquil, acaba de ser electa como la nueva presidenta de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas (Acbir-G). Sí, han pasado algunos años pero ella luce tan activa y llena de ideas y sueños como en aquella época.

“Una de las cosas en las que vamos a trabajar es en capacitación para nuestros compañeros, voy a comenzar un programa al respecto, quiero buscar convenios con universidades de prestigio”, anuncia con entusiasmo la hoy agente inmobiliaria. “Quiero que mis compañeros tengan buenos conocimientos de avalúo de propiedades, seguridad en el manejo de una transacción comercial...”.

Nacida en Argentina pero nacionalizada ecuatoriana desde el mismo momento en que vino al mundo, Wagner vive sus primeros días como líder de Acbir, en medio del ‘alboroto’ que está causando el debate de la nueva Ley de Plusvalía en su gremio y en todo el mercado inmobiliario. Asiste a los diversos foros y debates sobre este tema, e incluso participó hace pocos días en un conversatorio con los socios de su gremio.

Pero la posibilidad de que con esta norma sigan cayendo las ventas de inmuebles, no es la única preocupación que tienen hoy los corredores acreditados. Ellos deben competir por clientes con un número dos o tres veces mayor de pseudoagentes inmobiliarios y, por tanto, otro reto que se han fijado ella y la nueva directiva es tratar de integrar a estas personas al gremio. “Deben haber más de 3.000 corredores entre formales e informales, yo voy a promover que estos últimos se incorporen, les voy a dar las herramientas, la capacitación necesaria”, ofrece Wagner.

Difícil dudar de su palabra, cuando junto a ella tiene un equipo de trabajo que sintoniza con ella, como Ariel Mohr, vicepresidente del gremio y un reconocido broker. También está la prosecretaria, Paola Rivera, quien junto a Wagner se dio a conocer en la ciudad por manejar restaurantes. Y aunque Isabel solo tiene tres años de ejercer el oficio de corredora, ella dice sin empacho que se considera con “el perfil ideal” para trabajar en la transacción de bienes raíces y también para liderar la Acbir-G.

“Estoy segurísima que voy a dejar una huella, de 75 personas que estuvieron en la Asamblea, 73 votaron por mí y es porque saben que tengo un recorrido en este medio, en el entorno y quienes me conocen saben que soy una mujer seria, de trabajo y que cuando se propone una estrategia u objetivo siempre lo cumple”, enfatiza.