“El filme de mi sobrino me devolvio las ganas de vivir”

  Actualidad

“El filme de mi sobrino me devolvio las ganas de vivir”

La vida y obra de Toty Rodríguez, una de las mayores actrices del país, serán exhibidas en los cines nacionales el próximo 12 de agosto.

Toty Rodríguez nos abrió las puertas de su departamento en Quito.

Fue una de las mujeres más hermosas de su generación. Allá por los años 60, década del amor libre, los derechos civiles y el movimiento pop, hablar de Toty Rodríguez era mencionar a la ‘it girl’ del momento, una sensual actriz que había sido Miss Ecuador y se atrevió a vivir según sus normas y no las que marcaba el ‘establishment’ de la época. La que viajó a París e interpretó películas junto a Louis de Funès, Simón Andreu y Julio Alemán, vive hace años en un pequeño y acogedor departamento al norte de Quito. Ahí la visitamos en una soleada mañana. Elocuente, frontal y simpática como siempre, esta guayaquileña vuelve a la palestra pública gracias al documental Mi tía Toty, una idea original de León Felipe Troya, sobrino de la también recordada presentadora de televisión que logra un conmovedor repaso de su vida.

Quien fuera subsecretaria de Cultura en el gobierno de Rodrigo Borja y conductora de Gran Hermano (Ecuavisa), entre canciones de Patricia González, Edith Piaf y Charles Aznavour, habló tanto de este filme, como de sus depresiones y de la falta de oportunidades como actriz en un medio donde los trabajos cada vez son más escasos para los actores con trayectoria.

MI TÍA TOTY

El documental de León Felipe Troya, quien estudió Cine en Praga (República Checa), no es una idea nueva, surgió hace siete años. Es una recopilación de datos, entrevistas, fotos y vídeos de Toty, un material que dio como resultado cien horas de grabación que fueron editadas para exhibirlo el año pasado en la clausura del festival Edoc y también en Nueva York y Buenos Aires. Ahora este trabajo será presentado en Lima y simultáneamente en los cines de Guayaquil, Quito y Cuenca el próximo 18 de agosto. “Lo he visto tres veces, y es muy ameno y divertido. Según mi sobrino mi vida ha sido como una piscina de sonrisas y lágrimas. Fue muy lindo viajar a París con él y recoger mis pasos (risas), eso me devolvió la alegría de vivir y en gran parte tuvo que ver en ello el fotógrafo Coco Laso”, dice Toty.

LA QUE VIVIÓ COMO QUISO

“En mi juventud yo pensaba que si me casaba iba a encerrarme en una casa a criar niños, cocinar y esperar al marido que llegue para servirle la comida. Escuchaba la palabra matrimonio y me daba escalofríos. Lo que quería era viajar, explorar y descubrir otros horizontes. Cuando me preguntan cómo así me conservo tan bien, les respondo que no tengo ni hijos ni esposo que me jodan (risas). Tuve tres amores que parecían un casamiento, uno de ellos fue con Pedro Saad. Estuvimos juntos once años”.

UN SEX SYMBOL INCOMPRENDIDO

“Estaba recién llegada de París y me llamaron para Cartas de amor, (1967) una novela con Alfonso Espinosa de los Monteros. Algunas periodistas de farándula hasta ahora me preguntan por ese famoso primer beso en la televisión ecuatoriana. Yo ya estaba acostumbrada a besar de verdad (risas). Recuerdo que en esa época yo salía a la calle con minifalda y botas y era un escándalo, tanto como mi foto en slips que salió en Vistazo y que creyeron que era un desnudo cuando no se me veía nada. Para algunos yo era una pecadora consumada en esta sociedad de pueblo chico de doble moral”.

SU CRISIS EXISTENCIAL

“Hasta no hace mucho me dio por no contestar el teléfono y no quería hablar con nadie. Llegué a ver 18 horas de televisión para embrutecerme. Con ese insomnio tuve que ir al psiquiatra y tomar pastillas. Luego reflexioné y era que había dejado una carrera promisoria en Francia con un contrato de cinco años para quedarme en Ecuador, porque había un nuevo movimiento teatral y cultural, sin embargo, pasó el tiempo y me di cuenta de que era todo un espejismo”.

SIN OFERTAS LABORALES

“La verdad es que como no tengo trabajo en mi campo, soy una pluri subempleada y para ganarme la vida vendo terrenos, obras de arte, ropa, purificadores de agua, es lo que hago sin tener patrono, para que cuando a alguien se le ocurra hacer algo, yo pueda estar libre. Reconozco que me han llamado para algunas cosas y me he puesto mal porque no me han escogido pero cuando veo los resultados digo: ‘A buena hora que no actué’, pero necesitaba esa plata. Creo que me falta un empuje para proponer un producto de calidad tanto en cine como en teatro y televisión”.

PARA SABER

Actriz y comunicadora nacida en Guayaquil.

Desde los años 60, desarrolló una carrera prolífica dentro y fuera de Ecuador, grabó novelas, películas, series y programas de televisión. Actividades que combinó con el teatro clásico y contemporáneo.