“El empate con Uruguay es positivo, si le ganamos a Venezuela”

  Actualidad

“El empate con Uruguay es positivo, si le ganamos a Venezuela”

Gustavo Quinteros está tranquilo. A pesar de las críticas que ha recibido, el técnico confía en su trabajo y en la calidad de sus jugadores.

“El empate con Uruguay es positivo, si le ganamos a Venezuela”

Gustavo Quinteros está tranquilo. A pesar de las críticas que ha recibido, el técnico confía en su trabajo y en la calidad de sus jugadores. Lo transmite en cada palabra. Mirada fija, responde rápido y, sobre todo, contundente. Atendió a EXPRESO y repasó sus influencias futbolísticas, iniciadas por su admiración por Arrigo Sacchi, cinceladas por Marcelo Bielsa y perfeccionadas con un trabajo minucioso.

Ante Chile llegó el esperado cambio. ¿Qué modificó para ver un equipo tan distinto?

Contra Brasil no teníamos cuatro o cinco jugadores adaptados a la altura. Uno siempre aprende cosas nuevas, hay que estudiar y evolucionar, además de asumir errores. Tener a Caicedo, a Orejuela, a Fidel y a Renato dentro del equipo, ante Chile, incidió mucho en hacer la presión alta porque nos permitió estar siempre ubicados recuperando rápido la pelota.

¿Chile ss la selección con la que más se identifica?

La que más me gustó fue la Brasil de Tite. Pero también me gusta Ecuador, creo que la regularidad que tienen esos tres equipos (Chile) es lo que más me ha convencido en estas eliminatorias. ¿Ganar es lo más importante?

Para mí no. Sinceramente, durante mi vida me he ido muchas veces amargado a casa cuando hemos ganado jugando mal. Ganar de cualquier manera no sirve para mí. Me gusta ganar jugando bien.

¿Y qué significa jugar bien para usted?

s ser un equipo corto, compacto, un equipo que tenga pocas situaciones en contra y muchas a favor. Jugar bien, en mi opinión, es ser protagonista e imponer tu juego sobre el rival... Cuando eso sucede, me voy contento. Es verdad que cuando ganas se te queda el gusto también de la victoria, pero si me pregunta si prefiero ganar jugando mal, o perder jugando bien... Le diría que una vez sí, pero no siempre. A mí me gusta conseguir el objetivo jugando como a mí me gusta.

¿Confiaba en ser terceros cuando iniciaron el camino?

Uno siempre es positivo y confía en el trabajo y en los jugadores que tiene. Estar terceros es un privilegio porque estamos por delante de Chile, Colombia, Paraguay y Argentina más allá de la mitad de eliminatorias. Lo importante es llegar a las últimas instancias dentro de la clasificación, tener que defender nuestra posición y no tener que recuperar una posición.

¿Es posible puntuar en Uruguay?

Es complicado, eso seguro. Pero yo analizo mucho el juego y los partidos, y hemos visto que Paraguay, Venezuela y Perú, que son los últimos que les visitaron, generaron situaciones claras de gol previo a los goles iniciales de Uruguay.

¿Qué hará falta para sumar?

Tenemos que estar concentrados, sólidos y tratar de aprovechar esas ocasiones, porque ellos no te perdonan. Es un equipo muy sólido defensivamente, pero que tiene falencias porque de local se sienten en obligación de ir a ganar y dejan espacios. Pero, sobre todo, son muy contundentes, por lo que nosotros también tendremos que serlo.

¿El empate sería positivo?

Muy positivo, por cómo está la clasificación y por cómo está Uruguay. Es un rival directo, por lo que sumar allí sería muy positivo, eso sí, siempre y cuando ganemos en Quito a Venezuela.

Decía que el punto sería bueno si se gana a Venezuela. ¿Los triunfos con los ‘vinotintos’, Perú y Colombia en Quito son obligados?

Sí, son obligados. Y no solo eso, yo creo que habrá que sumar más puntos de visitante seguramente, porque creo que van a ser de las eliminatorias en las que más puntos se necesiten para clasificar. Las más complicadas de la historia. Tenemos que asegurar esos nueve puntos de local y buscar algo más.

¿Después de cumplir la sanción, volverán ‘Cunti’ Caicedo y Ramírez, o fueron titulares solo de forma coyuntural?

No puedo decir seguro si volverán, pero sí puedo decir que no fueron cambios generacionales, entraron porque se están ganando el lugar. Fue algo natural y de condiciones. Yo no les regalé nada. Además, hay que tener en cuenta que, por ejemplo, Luis Caicedo y Jefferson Orejuela fueron claves en Independiente.

Se ha referido a la importancia de tenerlos ante Chile, por lo que se intuye que volverán tras cumplir la sanción.

Todos queremos lo mejor para la selección, y claro que hay que tener en cuenta que Caicedo y Orejuela están adaptados a la altura, como Fidel o Ibarra. Hay que ser conscientes de que el fútbol ha cambiado mucho y que, por ejemplo, vino Paraguay a Quito y tenía más jugadores adaptados a la altura que Ecuador, algo que nunca había pasado en la historia. Jugábamos en inferioridad, cuando antes marcábamos diferencias. Hay que tener en cuenta muchos factores, y sí es algo que valoraré mucho porque hay que defender la localía en Quito.

Precisamente los cambios que introdujo en la alineación fueron la última polémica, ya que muchos dijeron que los hizo por petición popular.

Lo digo sinceramente, hay personas que esperan que la selección pierda para poder ser protagonistas, porque no tienen éxitos propios. Viven de las críticas y se hacen protagonistas a través de ellas. A esa gente no la tengo en cuenta, uno no tiene que escucharles. Yo escucho a los buenos periodistas, y acá los hay. Leo la buena prensa, a los que analizan el juego y a los que tienen profundidad en el tema y saben de lo que hablan. Si te pones a escuchar a los que no saben... A mí, sinceramente, me dan risa. No me afecta lo más mínimo. No les doy bola, como decimos en Argentina.

Son terceros con más de la mitad de las eliminatorias jugadas. ¿Considera que se infravalora lo que están haciendo?

Sí, bueno, no lo sé. Creo que la gente que sabe de fútbol y que sabe de esto, valora mucho lo que hacen los jugadores y lo que hacemos nosotros. Porque sabe de la dificultad que tiene y el nivel de los rivales a los que hacemos frente. Saben del tema y lo valoran. Y, luego, hay gente que no entiende mucho, a la que le importa solo el resultado, no les importa si juegas bien o mal, solo si ganas o pierdes. A esa gente no la tomo en cuenta, no están dentro de mis planes escucharles. Me interesa la gente que opina con argumentos y que ven más allá.