Actualidad

Que es ser juez

Un juez debe tener idoneidad intelectual y moral, capacitación técnica-jurídica, para que esté en posibilidad de entender cuán importante es su papel en el seno de una sociedad. Un proverbio inglés dice: “Un juez debe ser un caballero o una dama, y si sabe Derecho, mejor”. Este acertijo popular sirve para comprender que la honestidad moral, ética y profesional de un juez, tiene una significación trascendente. El juez debe caracterizarse por su templanza, por su equilibrio emocional, por la tolerancia. Aunque parezca una incongruencia, no solamente es suficiente su capacidad académica, sino su ética en el estricto sentido de la palabra. Debe cuidarse inclusive de sus propias influencias, y sobre todo no dejarse influenciar por nada ni por nadie, y si se pretendiere influenciar sobre él, tener la valentía de retirarse de esas funciones. Así es como debería ser un juez, si quiere ser un juez de verdad. Estas reflexiones son originadas porque dos operadores de justicia de Guayaquil, un hombre y una mujer “de cuyos nombres no quiero acordarme”, fueron autores de actos insólitos que pusieron en evidencia el alto grado de descomposición moral que, por desgracia existe en nuestra sociedad. Más, como sucede casi siempre, luego del escándalo es como que nada hubiere sucedido. La gran interrogante que se hace la sociedad es ¿A qué se debe esta indiferencia colectiva? La respuesta no es tan fácil. Sin embargo, el procedimiento incalificable de los dos operadores de justicia ha conmocionado de manera particular, a la clase profesional de abogados de nuestra ciudad, misma que exige, no solamente una sanción en el campo penal, si es que esta llegare a producirse, sino una intervención del Colegio de Abogados del Guayas, que tiene como una de sus funciones la de respetar y hacer respetar la dignidad del profesional del Derecho. No es pedir demasiado que estos dos abogados sean sometidos al Tribunal de Honor del Colegio de Abogados del Guayas. Si no se actuare así, queda la puerta abierta para que la mediocridad pretenda campear en este respetable gremio profesional.

colaboradores@granasa.com.ec