Quito: Jesús del Gran Poder conmueve a feligreses

  Actualidad

Quito: Jesús del Gran Poder conmueve a feligreses

La imagen recorrió la calle Venezuela, en el Centro Histórico de Quito. Files la esperaban. Oraban mientras los vendedores ambulantes gritaban.

WhatsApp Image 2022-04-15 at 13.35.58
Jesús del Gran Poder conmueve a los quiteñosapi

Alas 12:00, la imagen de Jesús del Gran Poder salió de la iglesia de San Francisco, en el Centro Histórico de Quito. La clásica procesión, que se realiza el Viernes Santo, atrajo a unas 100 mil personas que, desde las aceras, esperaban el paso de los cucuruchos, verónicas, romanos y Nazarenos.

Papa Francisco

El papa preside la Pasión de Cristo sin postrarse en la basílica vaticana

Leer más

La pandemia no impidió que los quiteños se juntaran en la fe. Al mediodía de 15 de abril, un ‘mar’ de personas copó la calle Venezuela mientras las esculturas de San Juan, de la Virgen de Los Dolores y del mismísimo Jesús del Gran Poder pasaban por el lugar cubiertas de flores.

Orquestas y música litúrgica acompañaron la peregrinación. Al menos, 2500 cucuruchos y verónicas se juntaron esta vez en la Unidad Educativa San Andrés para acompañar la imagen de Jesús. Para muchos, era el fin de la pandemia. Sin mascarillas y sin distanciamiento social se arreglaban los trajes para iniciar la ruta.

En la calle, las escenas eran similares. Comerciantes ambulantes, músicos callejeros y transeúntes participaron en el encuentro religioso que se realiza por Semana Santa. Gloria Vivero llegó desde el sur de la ciudad. No existe una sola petición que le haya hecho al Jesús del Gran Poder que no se haya cumplido.

Ella dice que tiene mucha fe, sobre todo porque trajo con bien a su segundo hijo al que deportaron de la Yoni. “Yo no voy en la procesión, pero desde afuera oro y clamo por mi familia para que me los tenga con bien”, resalta.

Y mientras ella reza por los suyos, los gritos de los vendedores opacan la plegaria. Pero no es la única, Ramón Moromenacho tampoco puede orar en paz. Cada que cierra los ojos, alguien lo empuja. “Tenga mas cuidado”, responde. Pero ve a Jesús y lo olvida todo. Aplaude. Llora.