Incorruptible

  Actualidad

Incorruptible

En el restaurante El Búho, junto al diario El Telégrafo, (10 de Agosto y Boyacá), a las 11 de la noche, acompañando a mi padre, fui testigo de tertulias entre periodistas. Los hermanos Castillo y Castillo y Pérez Castro, Adolfo Simmons, Simón Cañarte, David Huerta, Pompilio Ulloa, Martín Arellano, Pedro J. Valverde A., Bartolomé Rodríguez, Mortimer Amaya, Raúl Murrieta, Ralph del Campo, Ezequiel Abad, Paco Villar, Carlos Romo Cruz y otros talentosos periodistas. Todavía yo no era un adolescente. Ahí conocí a Jorge Vivanco. De mirada viva, hablar fluido y convincente. Enérgico, talentoso, amigable. Era el más joven.

Años después (1978-1985), como presidente de la Cámara de Industrias y, además, como representante empresarial en el Tribunal de Garantías Constitucionales (TGC), nuestra amistad se hizo coloquial.

Al renunciar a la reelección al TGC, José Plaza Luque organizó en mi honor un homenaje (1982). Y Jorge (Modesto Severo), en Barajando los Días, dijo: “detuvo la tendencia estatizante, encaramada en el poder político”. Calificó mi representación de “leal ejercicio, un ejemplo a seguir y una herencia positiva”. Que era “un homenaje real a una labor auténticamente patriótica y eficaz, que había encarnado y hecho honor”.

En Periscopio dijo: “luchó contra políticos deshonestos que violaban la ley como un deporte de la demagogia”. Gracias a Galo Martínez Merchán, fundador de diario Expreso, recibí formidable apoyo a mi defensa de la libre empresa, la competencia, el lucro bien habido y la libertad como eje político (1978/85). Años después (1993) Galo me nombró editor económico, después gerente de la Redacción, encargado de la Dirección, por su ausencia del país, y miembro de su Consejo Editorial; Jorge me transmitió su experiencia. En 2004 me asesoró cuando fui miembro de la Comisión anticorrupción (CCCC).

Conversar con él era recibir cátedras de periodismo. Un sabio. Demócrata y conceptual. Incorruptible. Combatió la corrupción con dureza y transparencia. Sagaz, honesto, sencillo y humilde. Amigo leal.

colaboradores@granasa.com.ec