La ilegalidad gana espacio a la transportacion publica

  Actualidad

La ilegalidad gana espacio a la transportacion publica

Situación. La falta de empleo es uno de los motivos para que aumente el número de choferes informales.

Vetustas furgonetas que recogen pasajeros en el centro; tricimotos que recorren vastos sectores; taxistas ilegales ‘robando’ el pasajero al chofer regulado. Aquel es el panorama de un día cualquiera en Guayaquil.

La transportación pública pierde espacio por la presencia de conductores que incumplen con las normas de tránsito.

A criterio del experto en Movilidad, Carlos Jiménez, la situación económica que afecta al país y la falta de empleo incide en el incremento de choferes informales.

Considera que debería existir un plan de transportación pública acorde al crecimiento de la ciudad, de lo contrario seguirá expandiéndose la movilización informal, aprovechando las limitaciones del servicio.

En la ciudad hay unos 10.000 taxistas legalizados. La cifra de informales se triplica, calcula la dirigencia.

El presidente de la Unión de Cooperativas de Transportes Taxistas del Guayas, George Mera, no justifica que conductores trabajen al margen de la ley bajo el argumento de la falta de empleo, mientras que los formales están obligados a cumplir con un sinnúmero de requisitos para poder rodar.

Otro motivo del aumento de informales, a criterio de Mera, es que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) no efectúa controles. “Esperamos que se retomen con la presencia del general Luis Lalama”, enfatizó.

El dirigente considera que la alternativa es el estudio de factibilidad, que determinará si amerita o no ampliar el parque automotor en las cooperativas.

Los choferes de buses están a la espera del censo a efectuarse del 1 al 15 de agosto. Hasta esa fecha, las unidades deberán adherirse al proceso de mejoramiento del transporte público. De aquello dependerá si podrán circular y acceder al aumento del pasaje en 5 centavos.

Una mayor presencia de buses no regulados o que perdieron su vida útil frecuentan las zonas periféricas, aprovechando que el transporte legal prefiere no ingresar, por seguridad o por el mal estado de las vías.

Para el vicepresidente de la cooperativa Gran Colombia, José Lema, la ampliación de recorridos depende de las mejoras viales en los sitios marginales.

Las tricimotos son un ‘dolor de cabeza’ para la ATM. Circular en zonas prohibidas e incumplir con las normas de seguridad son las infracciones más frecuentes.

En mayo hubo un censo, cuyo resultado empatará con los estudios de oferta y demanda que determinarán los cupos y las zonas de trabajo de las operadoras que se van a legalizar.