Hno. Agustin Mantilla Figueroa

  Actualidad

Hno. Agustin Mantilla Figueroa

El viernes pasado, en un acto de extraordinaria significación, asistí en el Museo Municipal a la inauguración del Museo de Historia Natural, que será una ventana permanente de lo nuestro, al ver expuestos desde un insecto, pasando por huesos, fósiles, pelícanos, cocodrilos y terminando en un cóndor majestuoso, que simboliza la gloria y el poder de nuestra nación. Este deberá ser un lugar de visita obligada para todo ciudadano culto y con gran espíritu cívico.

Ha sido bautizado con el nombre del hermano Víctor Manuel (Agustín) Mantilla Figueroa, un verdadero científico y a la vez maestro de maestros, habiendo tenido yo, entre muchos estudiantes, el privilegio de ser su alumno.

Luego de emitir los votos perpetuos en 1939 se entregó a la docencia, tanto en primaria como en secundaria, en diversos centros educativos, terminando su carrera en el colegio San José de esta ciudad, en 1988.

Las ciencias naturales lo apasionaron y con gran meticulosidad y devoción coleccionó todo cuanto se movía, sin importar su tamaño, y creó el hermosísimo museo en dicho plantel, que deleitó a todos cuantos lo visitaron.

El arquitecto Melvin Hoyos G., director de Cultura del Museo Municipal, en una intervención sencilla pero muy emotiva, hizo la presentación del museo a la sociedad guayaquileña que acudió al acto, correspondiéndole al abogado Jaime Nebot el corte de la cinta, dando luego partida a la visita de la concurrencia.

Fue autor del libro de Ciencias Naturales que se usó en el colegio durante muchos años y durante su vida en la comunidad se destacó como amante de las bellezas de la naturaleza, descubriendo sus secretos y comunicándolos sin egoísmo alguno. Su sueño era grandioso, al pretender crear el mejor museo del Ecuador; desafortunadamente no pudo coronarlo.

Fue además un literato atildado, habiendo tenido la oportunidad de beber sus sabias palabras muchas generaciones de lasallanos en diversos lugares del país.

Gracias al colegio San José, que generosamente entregó a Guayaquil este legado espectacular, a favor de las nuevas generaciones.

Y sigo andando...

colaboradores@granasa.com.ec