Actualidad

Hecho en Ecuador: La historia de los autos ensamblados en el pais

Referirse a ellos es como entrar en una máquina del tiempo, volver a aquellos años en que el parque automotor no era tan grande y apenas unas cuantas marcas se disputaban la hegemonía del mercado en el país.

San Remo. Fue una especie de evolución del Cóndor. El auto insignia de los años 80 tiene una carrocería metálica, con motor de mayor cilindraje (1.600 cc.), cuatro puertas y un diseño que lo hace atractivo para esa generación.

En contexto

-Un auto con motor de 1.000 cc puede rendir hasta 60 kilómetros por galón. Uno de ellos es el Suzuki Forsa.

-Un defecto que tenía el Fiat 1 era la calidad de su piso, que tendía a dañarse de forma prematura.

-El Andino se fabricó en el gobierno de Guillermo Rodríguez Lara. Era un tipo de auto popular.

Referirse a ellos es como entrar en una máquina del tiempo, volver a aquellos años en que el parque automotor no era tan grande y apenas unas cuantas marcas se disputaban la hegemonía del mercado en el país.

La historia del automóvil ecuatoriano, o mejor dicho del ensamblaje en nuestras tierras, comienza desde los años 70 y se podría resumir en tres empresas: Aymesa, Maresa y Omnibus Botar (GM).

El cuencano Adrián Mora Zea recuerda la experiencia vivida con uno de ellos. “Mi segundo automóvil fue un Cóndor. Me lo vendió un amigo de mi papá en el año 2009. En ese tiempo pude buscar otro modelo, pero me crié en una familia de mecánicos, viendo ese tipo de coches y mi mayor deseo era tener uno”, asegura.

El Cóndor era uno de los modelos favoritos para los rallys, gracias a su motor de 1.600 cc, con cuatro cilindros y caja de cuatro marchas.

“El motor y algunas otras partes eran fabricados en Brasil, pero ensamblados aquí. Lo que más me gustaba era el sonido del motor”, acota.

Carlos González, administrador de una de las principales páginas web de autos antiguos y clásicos del país, también tuvo la oportunidad de adquirir un Cóndor.

“Fue en junio o julio de este año. Lo hice para restaurarlo”, reconoce.

A ellos también le agradan modelos como: Andino, Suzuki Forsa, Fiat Uno y San Remo, cuyas piezas también fueron montadas en el país.

“Entiendo que el primer Andino aún está circulando en Riobamba; ese auto estuvo en poder del presidente (Guillermo) Rodríguez Lara”, indica González.

El Andino también fue fabricado en Indonesia, pero con otro nombre comercial. El Cóndor, incluso, extendió sus alas hasta Uruguay.

Por su rendimiento y resistencia estos modelos se resisten a morir, al punto que en la actualidad se organizan espectáculos en los que se los exhibe como una auténtica joya de una industria que fabricaba coches “para toda la vida”.