La guayaquilena que vive en un barco de libros

  Actualidad

La guayaquilena que vive en un barco de libros

El Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo, está anclado en el Mercado Caraguay de Guayaquil. Estará abierta al público hasta el 24 de diciembre.

Inauguración. Autoridades portuarias, del Concejo y delegados de la Gobernación participaron de la ceremonia de apertura. (Cristian Vasconez / EXPRESO)

Ni los lunes de películas ni los jueves y domingos de visitas a los abuelos eran lo mismo sin ella. La familia Dávila Verdezoto seguía su ritual semanal, pero extrañaba a la primera de sus hijas: Alejandra.

Hace dos años había decidido partir en el barco Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo, que acumula más de 5.000 textos y que navega brindando conocimiento y esperanza en los puertos que visita; y que a más de recibir a los asistentes, participa en los proyectos de ayuda social de las ciudades a las que arriban. Sus motivaciones eran “el deseo de servir” y las experiencias que su prima, quien también había sido tripulante, le contó.

“Era su vocación”, señala María de Lourdes Verdezoto, su mamá. Por ello, la apoyaron aún cuando para ir, debió renunciar a su trabajo como maestra de inglés. “Es la primera vez que algunos de mis hijos sale tanto tiempo de casa”, agrega esta señora que esperó varias horas para abrazarla, pues durante la mañana que arribó el barco al Mercado Caraguay solo la vio asomarse, pero no bajar.

Ella no es la única ecuatoriana voluntaria y navegante. Junto a ella está Jonathan Pozo, un joven de 18 años y que también es parte de la travesía. Aunque existe una tercera compatriota, su vida en el barco no inició en un puerto ecuatoriano sino que se embarcó para compartir la experiencia con su esposo extranjero.

Allí también viven familias enteras, con niños pequeños. Incluso hay un colegio, médicos y un dentista a bordo. Mientras navegan cada uno cumple su función, laborando en horario de 09:00 a 17:00.

Sin embargo, la principal atracción es su gran librería a la cual es posible acceder pagando solo un dólar. En ella se acumulan textos sobre ciencias, deportes, pasatiempos, cristianos, cocina, artes, salud y de autoayuda, tanto en español como en inglés. Además que, estos pueden ser adquiridos a una fracción del precio convencional como medida para invitar a la lectura.

Otras actividades culturales como obras de teatro, cuyo precio oscila entre los $ 3 y $ 5, así como la oportunidad de intercambiar vivencias con la tripulación de más de sesenta países, son parte de esta embarcación.

En el acto inaugural tanto el pastor Pil-Hun Park, director de la embarcación y el capitán Jon Helmsdal, quien vive con su familia en el barco, agradecieron la acogida que el país le ha dado a la iniciativa y expresaron la expectativa de que esta visita supere los 100.000 asistentes, que tuvo la embarcación anterior del mismo proyecto y que llegó a la ciudad en el 2003.

Horarios

Estará abierta al público hasta el 24 de diciembre. De martes a sábado atenderá desde las 10:00 hasta las 21:00, mientras que el domingo abrirá sus puertas a las 14:00.