Guayaquil y el rio

  Actualidad

Guayaquil y el rio

El río Guayas es la razón y causa fundamental de la existencia de esta ciudad en este lugar geográfico, elegido a mediados del siglo XVI. La ciudad de Santiago de Guayaquil fue ubicada en la confluencia de dos grandes sistemas fluviales -los ríos Daule y Babahoyo-, nexo del comercio de los productos desde y hacia las colonias y el Imperio; y lugar propicio para la construcción de naves en madera, que consagraron a la ciudad como el principal astillero del Pacífico sur.

La historia de los cambios de la calle de la orilla es la historia de la propia Santiago de Guayaquil, y es reflejo de las modificaciones que se hacían en la ciudad en el tiempo. Desde el malecón se desarrollaba el comercio, zarpaban los navíos construidos en los astilleros y se tenía la última visión de aquellos que se alejaban hacia otros rumbos.

Hacia el río, lugar de acceso casi exclusivo de la ciudad, se ubicaba lo primero que los viajeros verían al aproximarse a la orilla: los muelles desde donde se organizaba el comercio, las edificaciones del poder político y las más importantes y ornamentadas construcciones civiles.

Para facilitar el atraque de las embarcaciones y potenciar el comercio, se inició en 1651 la construcción de la calle de la orilla y también la lucha permanente de la ciudad para protegerse de la fuerte corriente y ganarle tierras al río.

La calle de la orilla colonial se transformó a inicios del siglo XX en el Malecón Simón Bolívar, como parte de las mejoras urbanas, de nuevos servicios públicos y de los signos de una nueva modernidad. Junto a este surgió el Paseo de las Colonias Extranjeras, en 1931, como homenaje a los inmigrantes que forjaron esta ciudad.

El malecón ha sido, y es, escenario de conflictos sociales y políticos, lugar de esparcimiento y de contemplación, de desarrollo del comercio y de actividades portuarias, de encuentros y desencuentros, desde el pequeño asentamiento con ínfulas de ciudad en busca de identidad e independencia de la época colonial, hasta la moderna, caótica y contradictoria urbe contemporánea.