El gobierno bavaro exige mas control a refugiados

  Actualidad

El gobierno bavaro exige mas control a refugiados

El gobierno bávaro exige más control a refugiados

Tras los atentados y ataques de los últimos días en Alemania, las voces que piden endurecer el control sobre los migrantes en el país aumentaron ayer e intensificaron la presión sobre la canciller Angela Merkel y su política de acogida de los refugiados.

Los dirigentes conservadores de Baviera, en el sur de Alemania, donde tuvieron lugar dos ataques reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), volvieron a expresar sus críticas al gobierno y a pedir más firmeza en temas migratorios. “El terrorismo islamista llegó a Alemania”, lanzó el presidente del CSU, Horst Seehofer. “La población tiene miedo y necesita hallar una respuesta de los líderes políticos”.

Esta formación conservadora bávara, aliada de Merkel, expresa desde hace un año sus diferencias con el gobierno sobre su política de apertura hacia los demandantes de asilo.

Además de reclamar la intervención del Ejército en casos de alerta terrorista, el CDU pide controlar directamente en la frontera la identidad de los solicitantes de asilo, aunque no lleven papeles, y realizar también inspecciones posteriores.

El ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrman, pidió que deje de ser “tabú” la expulsión de extranjeros a países en guerra, aseverando que, por ejemplo, en Afganistán hay regiones habitables, y reclamó que no se paralice una expulsión solo por motivos médicos.

La populista formación Alternativa para Alemania (AfD), que se había mantenido en un segundo plano, denunció la inacción de las autoridades.

El país está conmocionado después de que un solicitante de asilo sirio que había jurado lealtad al EI murió haciéndose estallar a las afueras de un festival de música pop en la pequeña localidad de Ansbach.

El autor era un sirio de 27 años que sufría problemas psicológicos y cuya solicitud había sido rechazada.

El pasado 18 de julio, un solicitante de asilo afgano de 17 años hirió con un hacha a cinco personas en un tren regional en Wurtzburgo, lo que también reivindicó en nombre del EI.

En ambos casos las autoridades no pudieron detectar el rápido proceso de radicalización.

Otro refugiado sirio también fue el autor de un ataque mortal con un cuchillo, pero el crimen no tuvo cariz político.

El país, que acogió a más de un millón de migrantes en 2015, tuvo hasta ahora las puertas abiertas para los refugiados sirios. Más del 90 % de los solicitantes obtienen la autorización y hasta hace poco ni siquiera debían pasar una entrevista con la administración.