Actualidad

Los ganadores en la Union Europea

La Unión Europea se abre a Ecuador, y Ecuador a ella, justo en una de las mejores épocas para los productos tradicionales estrellas del país: el banano, el camarón, el cacao y la pesca.

Cacao: El Gobierno quiere subir de $ 800 a 3.000 millones

La Unión Europea se abre a Ecuador, y Ecuador a ella, justo en una de las mejores épocas para los productos tradicionales estrellas del país: el banano, el camarón, el cacao y la pesca.

El sector exportador tradicional, con un crecimiento sostenido, está listo para conquistar a más consumidores, pues dispondrá de iguales condiciones para competir con sus socios andinos e incluso asiáticos, una vez que entre en vigencia el acuerdo multipartes. El viernes ha prometido el Gobierno que se firmará el tratado.

De ahí deben aprobarlo las legislaturas de ambos socios. Dos actos que se consideran meras formalidades, porque el “acuerdo va porque va”.

Para la industria pesquera, dominada por el atún, el acuerdo es una flecha que lleva directo al mercado de más alto precio, el de mejor poder adquisitivo, donde el gran temor era perder buena parte de ese mercado a manos de los asiáticos.

Asia ha penetrado allí con ventajas arancelarias, como las que ahora se garantizan continuar para Ecuador, pero que podrían haber logrado mayor competitividad bajando sus costos en mano de obra, porque no tienen quién controle un pago justo a sus empleados y porque no protegen el recurso marino.

Con condiciones iguales a las de Colombia y Costa Rica en los próximos años, las empresas están listas para emprender la arremetida, no solo en la Unión Europa, sino en otros mercados en donde está restringido su ingreso (Asia, por ejemplo).

Lo dijo a Diario EXPRESO el presidente de la Asociación de Exportadores (AEBE), Eduardo Ledesma: “Podemos bajar costos y aumentar la productividad en 100 a 200 cajas por hectárea cada año, de tal suerte que en cinco años podamos exportar 500 millones de cajas”.

Eso significaría un crecimiento mayor al 60 % en relación a las más de 300 millones de cajas que fueron exportadas de Ecuador durante todo el 2015.

De los 190 millones de cartones vendidos en los primeros siete meses de 2016 al mundo, 47 millones desembarcaron por el Báltico (Mar del Norte), 14 millones por el Mediterráneo y 7 llegaron a Europa del Este.

Para Ledesma es posible crecer, pues Ecuador está aún con una productividad baja respecto a sus competidores centroamericanos. Y se está preparando para ello.

Cuando las medidas restrictivas deterioraron la presencia del camarón en Estados Unidos, Ecuador tomó el reto de aumentar su presencia en Europa. Y creció.

Ahora, en palabras del presidente ejecutivo de la Cámara Nacional de Acuacultura, José Antonio Camposano, se le abre una enorme posibilidad a una industria madura, con 50 años de experiencia y domesticación del camarón.

“Hay un trabajo de tecnología, insumos, nutrición, genética y de mejores prácticas que nos permiten seguir compitiendo con Malasia, China y Tailandia que tienen estructuras muy flexibles. Estamos trabajando con mantener los niveles de productividad y calidad”.

Ecuador, con casi cero uso de antibióticos, tiene aún mejores posibilidades no solo en Europa, sino en EE.UU., donde hay una batalla contra los antibióticos y donde cada vez existe mayor control.

“Queremos ser el país cero antibióticos. Estamos dando saltos tecnológicos para mejorar la calidad, anota.

El resultado potencial: duplicar la exportación de 830 millones de libras esperadas para este año en un periodo no mayor a 10 años, en un escenario ideal.