Frank Samolis: “el clima es favorable para gestionar acuerdo con EE.UU.”

  Actualidad

Frank Samolis: “el clima es favorable para gestionar acuerdo con EE.UU.”

Samolis explica a EXPRESO las posibilidades de un acuerdo comercial con Estados Unidos.

Frank Samolis, experto en comercio exterior, del grupo Comercio Internacional Squire Patton Boggs.

Frank Samolis, experto en comercio exterior, del grupo Comercio Internacional Squire Patton Boggs, explica a Diario EXPRESO las posibilidades de un acuerdo comercial con Estados Unidos.

- ¿Es viable un acuerdo comercial entre Ecuador y EE. UU.?

- Sí, es posible. Cuando tienes dos nuevos presidentes es un buen momento para renovar o refrescar los acuerdos bilaterales. Es el tiempo propicio para renovar esa discusión. Ahora, si estamos hablando de acuerdos bilaterales, eso puede tomar varias formas, todo desde un tratado de inversión, a un tratado preferencial a un tratado de libre comercio. Aunque es muy pronto para saber qué dirección puede tomar esta negociación, pero es posible porque nuestro presidente, Donald Trump, está interesado en llegar a acuerdos con distintos países y estaría abierto a iniciar una consultoría bilateral.

- El anterior Gobierno ecuatoriano tuvo una serie de diferencias con el Gobierno norteamericano, entre esos la decisión de terminar con el Atpdea, el retiro del embajador, etc. ¿Considera que estas acciones pueden suponer obstáculos a la hora de discutir acuerdos comerciales?

- Pueden ser superados. Dos nuevos presidentes, dos nuevas administraciones. Ninguna de esas acciones pueden ser atribuidas a los gobiernos actuales, entonces, en ese sentido, es mejor dejar el pasado en el pasado y empezar desde cero, sobre todo porque el vicepresidente Mike Pence estará en América Latina en estos días. Eso indica que hay un interés en la región y que es el momento adecuado para que Ecuador y otros países latinoamericanos puedan empezar a conversar con el Gobierno actual.

- ¿Qué debe hacer Ecuador para alcanzar un acuerdo con Estados Unidos?

- Primero nada, debemos tener claro que hay distintos tipos de acuerdo. Como sabrán, el programa SGP expira a fines de este año, no solo para Ecuador, sino para otros países también. Para reabrir el programa, nuestro Congreso tiene que legislar, y seguramente es posible ampliar la gama de productos que este acuerdo cubre, sobre todo productos que estén dentro de los intereses del Gobierno y de sus productores y exportadores, sean estas frutas, textiles, etc. Entonces, antes que nada, Ecuador debe tener esta conversación con sus productores, y ese también es un consejo que les doy a otros países de la región. Ahora, en cuanto a un acuerdo bilateral en sí, creo que un tratado de libre comercio sería lo más beneficioso para ambos países. Es posible, también, pero es, a la vez, el escenario más complicado, porque involucra la aprobación de una legislación por parte del Gobierno americano. Si se va a iniciar ese proceso, el presidente debe advertirle del asunto al Congreso noventa días antes de siquiera empezar a conversar, pero es algo que sí se ha hecho en el pasado. Hace poco, por ejemplo, debió hacerlo para discutir la renegociación de NAFTA. Esta es una manera larga de decir que un tratado de libre comercio es posible, pero que el proceso será largo porque involucra al Congreso y al brazo ejecutivo del Gobierno.

- ¿Considera que un acuerdo con Ecuador es algo que las empresas norteamericanas ven con buenos ojos? ¿Hay un beneficio para ellas?

- Hay muchas compañías americanas interesadas en invertir en Ecuador o tener acceso a productos ecuatorianos. Estas empresas podrían ser grandes aliadas en la búsqueda de un acuerdo comercial. El Congreso de EE. UU. tiende a ser más abierto cuando escucha que habrá beneficios para empresas americanas.

- ¿El inconveniente de Ecuador con Chevron, puede ser un obstáculo?

- Esa siempre es una preocupación, pero creo que en este caso, eso ha sido superado casi en su totalidad. (...) A diferencia de hace unos años, el clima es propicio para discutir acuerdos bilaterales sin que haya mayores objeciones de empresas americanas.