La Francisco de Orellana se enreda entre baches y trafico

  Actualidad

La Francisco de Orellana se enreda entre baches y trafico

Infracción. A la altura de la Rodolfo Baquerizo, conductores que vienen del sector El Cóndor irrespetan el giro en U, lo que afecta en la circulación.

El retiro del parterre central a la altura de la José María Egas está en espera. La intervención facilitará la circulación hacia el centro y sur de la ciudad.

El reemplazo de nuevas luminarias que se efectúa en la avenida Francisco de Orellana y calle José Alavedra contrasta con el deterioro de la calzada, especialmente en sentido norte-sur. Parte de los pasajeros de los buses urbanos bajan en medio del agua estancada producto del temporal invernal.

“Al menos durante el invierno toca meternos en el agua, aunque no podemos evitar las cuadras que nos toca caminar para llegar al siguiente paradero”, opinó a Diario EXPRESO la usuaria María Sornoza.

Mientras los conductores están obligados a sortear los huecos en este punto considerado como el de mayor desarrollo comercial.

“En horas pico es difícil evitar los huecos, por el riesgo de ocasionar un accidente de tránsito”, dijo el taxista Marcos Ontaneda, quien ofrece el servicio de expreso a cuatro empleados de una empresa de la zona.

Este tramo de la Francisco de Orellana tampoco se salva de la congestión vehicular, como acontece en las intersecciones con la Rodolfo Baquerizo y Teodoro Alvarado.

Mientras está pendiente el retiro del parterre central a la altura de la avenida José María Egas (corredor vial), que facilitará la circulación de los vehículos que se dirigen al norte de la ciudad.

Este tramo padece de una constante congestión, ya que parte de la carga vehicular de la José María Egas proviene del nuevo puente que une Samborondón con Guayaquil. Al momento, los automotores están obligados a circular por debajo del puente de la avenida Benjamín Carrión, lo que significa el uso de uno de los tres carriles.

A propósito, la calzada del viaducto muestra algunos cráteres difíciles de sortear. Lo mismo acontece, como publicó semanas atrás este Diario, con el intercambiador de tránsito que conecta con la avenida Juan Tanca Marengo.

Los conductores se siguen quejando por la unificación semafórica a la altura del redondel de la ciudadela Las Orquídeas. El malestar es por el cuello de botella que se forma cuando los vehículos esperan la luz verde para ingresar a Mucho Lote 1.

El jefe de Planificación de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Freddy Granda, aseguró que con el Cabildo se trató sobre la recuperación asfáltica. “Sin embargo, el invierno no permite trabajar, incluso hay sitios donde es lento el drenaje”, señaló.

Granda indicó que está pendiente abrir el parterre a la altura de la José María Egas. Por lo pronto se retirarán los muros situados en la Benjamín Carrión, para que los vehículos vayan directo al norte de la ciudad.