Festejo de altura

  Actualidad

Festejo de altura

El conjunto eléctrico demostró, una vez más, que el estilo del técnico Alfredo Arias fue asimilado por completo.

Alegría. Segundo Portocarrero (izquierda) es felicitado por Fernando Gaibor tras anotar el segundo gol de Emelec sobre El Nacional, ayer en el estadio Olímpico Atahualpa.

Y pudo ser goleada. Emelec derrotó sin complicaciones a El Nacional, ayer en el Olímpico Atahualpa.

El conjunto eléctrico demostró, una vez más, que el estilo del técnico Alfredo Arias fue asimilado por completo.

No importan las rotaciones del entrenador para cuidar a su plantilla, el rendimiento es parecido. Ayer, a pesar de no contar con algunas figuras, el cuadro guayaquileño mandó en el campo de juego desde el pitazo inicial y logró tres puntos que le permiten seguir de cerca a los líderes. Está a cuatro del Delfín y tiene dos encuentros pendientes.

La clave para el ‘Bombillo’ estuvo en el control en la mitad de la cancha. Arias puso dos volantes centrales complementarios. La fortaleza de Osbaldo Lastra y la salida clara de Gaibor fueron determinantes para ganar la posesión.

Después, aparecieron los desbordes de Carlos Orejuela y Segundo Portocarrero y los remates desde fuera del área de Hólger Matamoros y Gaibor. Las variantes ofensivas azules, que también incluían las salidas rápidas y precisas de Esteban Dreer, fueron un rompecabezas que jamás descifró El Nacional. Por ello, el equipo militar tuvo que conformarse con intentar cerrar sus líneas. En ataque fue muy limitado.

Emelec pudo liquidar el partido ya en el primer tiempo. Además del gol de Bryan Angulo, también estrelló el balón en el poste en tres oportunidades. Dos fueron tras remates de Christian Ramos y una por un potente disparo de Gaibor.

Pero en el segundo tiempo el dominio azul se reflejó mejor en el marcador. Portocarrero se anticipó en un tiro libre y amplió la ventaja.

Si bien los locales trataron de reaccionar, con el ingreso de Félix Borja, el control de Emelec se mantuvo y, bajando las revoluciones, fue suficiente para asegurar el triunfo.

El estado de la cancha

El césped del Olímpico Atahualpa resistió la dura agenda del fin de semana. Tras las fuertes lluvias en la capital perdió un poco de color, pero la superficie se mantuvo regular para los cuatro encuentros en dos días. El Nacional y Emelec no tuvieron problemas.

La mala racha militar

El Nacional apenas ha ganado un partido en toda la etapa, tiene la tercera peor ofensiva con 13 goles y la segunda peor defensa con 25 tantos en contra. Está penúltimo en la tabla y se ha convertido en uno de los candidatos para pelear por no descender.