Actualidad

La expansion portuaria, un riesgo para el negocio

El país no crece tanto como para expandir la infraestructura. Un consultor dice que puede haber una guerra de tarifas.

La naviera CMA-CGM descargó 1.350 contenedores refrigerados de su propiedad en el Terminal Portuario de Guayaquil (TPG). Las unidades fueron fabricadas en Qingdao, China. Ayer fueron trasladadas al depósito de Depconsa en el km 14,5 de la vía a Daule.

Mientras la economía ecuatoriana crecía en la última década, con la infraestructura portuaria de esa época nada pasaba. Hoy la situación es otra.

“La economía crecerá apenas un 2,4 % en los diez años que vienen”, sostiene el consultor Santiago Caviedes, de Humboldt Management. Aunque otros expertos nacionales creen que la situación podría ser peor si el Gobierno de Lenín Moreno no se atreve a reducir el déficit fiscal y a fomentar la inversión privada.

De hecho, las últimas medidas económicas, que apuntan hacia una restricción de las importaciones, serían un golpe bajo para el movimiento de carga. Y más si la principal carga de exportación, el banano, no repunta sustancialmente.

“En el país estamos cambiando de ciclo económico. Venimos de diez años en los que creció el gasto privado y el público; la economía se expandió y con ella las importaciones; a su vez, la economía creció porque se expandieron las exportaciones. Hay una correlación estrecha entre exportaciones, crecimiento económico e importaciones”, explica Caviedes al ser consultado por Diario EXPRESO.

Su proyección de crecimiento es de 0,4 % año a año. Y para el 2019 se incorporará una oferta de un millón de contenedores de DP World Posorja. Y la capacidad de los puertos privados de Guayaquil también crecerá, al igual que la de Yilport en Puerto Bolívar y la de Agunsa en Manta.

La zona de expansión que promueve la Autoridad Portuaria de Guayaquil (APG) implica también el desarrollo de Contecon, que tiene la concesión del puerto estatal Libertador Bolívar y cuya capacidad es de 1,6 millones de contenedores.

Pero habrá una expansión importante de la capacidad con el puerto de aguas profundas de Posorja. “Entonces, la actual condición económica no justifica ampliar la capacidad. Tenemos memoria corta de cómo crecía la carga. Por lo tanto, la expansión de capacidad no es necesaria”.

En conclusión: la misma carga, pero más oferta de espacio. Al haber mayor oferta y una demanda estabilizada, simplemente “lo que habrá es una guerra de precios y los beneficiados no serán los consumidores, ni el Estado, sino las navieras”. Será por tanto mucho el dinero que dejará de entrar al Ecuador, señala Caviedes.

Esa situación ya se vivió en el país: aeropuertos nuevos con escaso uso, pero con una gran infraestructura.

Los detalles

En peso

Los puertos de Guayaquil manejan alrededor del 85 % de la carga privada del país. Eso significa 11,4 millones de toneladas hasta agosto de 2017.

En valores

En los ocho primeros meses del año que corre se importaron y exportaron $ 18.234 millones, de los cuales 15.500 millones habrían ingresado por los puertos de Guayaquil.