Actualidad

El eterno ‘Big Papi’

Siempre ha sido un ganador, por eso tal vez no era la manera como deseó y quiso irse David Ortiz del béisbol profesional, barrido en una Serie Divisional.

El eterno ‘Big Papi’

Siempre ha sido un ganador, por eso tal vez no era la manera como deseó y quiso irse David Ortiz del béisbol profesional, barrido en una Serie Divisional. Pero cuando la noche del lunes, los Medias Rojas de Boston quedaron eliminados al perder el tercer partido por 4-3 ante los Indios de Cleveland, el estelar toletero dominicano había culminado una era inolvidable.

‘Big Papi’, quien cumplirá los 41 años de edad el próximo mes, le dijo adiós a las canchas tras su último partido en las Grandes Ligas.

Para Ortiz había sido imposible evitar las lágrimas en la serie de homenajes que le preparó su novena, confesó que las últimas que derramó fueron diferentes a las anteriores. “Las primeras dos veces al menos sabía que iba a seguir jugando béisbol, que faltaban más juegos”, declaró Ortiz, “pero (el lunes) cuando caminé hasta el montículo (para saludar a la fanaticada) me di cuenta de que era la última vez que iba a hacer eso como jugador”, comentó emocionado.

El pelotero conectó 541 cuadrangulares en 20 años, con 1.769 impulsadas, una cifra que muestra lo que es, una leyenda de los diamantes, cuyo impacto en Boston ha sido incalculable con sus aportes en los primeros tres títulos de los Medias Rojas (2004, 2007 y 2013) desde 1908 hasta su presencia en la comunidad de Nueva Inglaterra, además de la República Dominicana, del que se siente “muy orgulloso” de representar de todas las maneras posibles.