Elecciones Ecuador 2021: Lo que falta es cultura de debate presidencial

  Actualidad

Elecciones Ecuador 2021: Lo que falta es cultura de debate presidencial

A las 20:00 de hoy se espera la segunda parte del encuentro con la participación de los candidatos Lucio Gutiérrez, Gerson Almeida, César Montúfar, Xavier Hervas, Guillermo Celi, Pedro Freile y Juan Fernando Velasco

debate 1
La Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito fue la sede del encuentro que hoy tiene una segunda parte con otros siete candidatos.CORTESÍA DE EL COMERCIO

Sin cultura de debate, no hay debate. Es la primera gran conclusión a la que llegaron expertos consultados por EXPRESO a propósito del primer careo de siete de los 16 aspirantes a la Presidencia, en un encuentro organizado por el diario El Comercio la noche del sábado, y que continúa hoy con otra tanda de siete candidatos más (dos no participaron).

DEBATE

Un debate con nada de debate

Leer más

Aunque tienen posturas diferentes sobre si el encuentro fue un debate o un foro, la coincidencia es que la ciudadanía y los candidatos deben desarrollar una cultura de debate para que estos espacios, en el futuro, se conviertan en plataformas de discusión.

El constitucionalista José Chalco cree que este primer encuentro respondió positivamente en el sentido de brindarle al elector la oportunidad de escuchar las opiniones y propuestas de los postulantes. Para él, ese es el concepto de un debate, por lo menos en la realidad ecuatoriana acostumbrada a una discusión política cargada de adjetivos peyorativos e, incluso, de golpes si se mira más al pasado. “En la tradición democrática del Ecuador no hemos tenido una comprensión clara de lo que son estos espacios.... Recién nos estamos inaugurando en aquello... Mientras Ecuador no comprenda que el debate es la comunicación de ideas, estamos en una clara dificultad que no ayuda a profundizar la cultura democrática del país”.

A diferencia de Chalco, Mauricio Alarcón, director ejecutivo de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, cree que el primer evento quedó debiendo ese componente de réplica y contrarréplica. En parte lo atribuye a la cantidad de candidatos a la Presidencia, y a la falta de predisposición de los aspirantes a usar estos espacios para debatir y no para exponerse. “Y eso va de la mano con la falta de una cultura de debate en el país... No deberíamos hablar de debate en cada proceso electoral, sino siempre”.

El consultor político Daniel Molina concuerda con Alarcón en que hace falta mucha cultura de debate, sobre todo empezar a separar las confrontaciones álgidas llenas de adjetivos de la contraposición de ideas con argumentos válidos y certeros. “El debate debe ser con los tres candidatos más opcionados porque si no esto se prestará para una burla”.

¿Qué debe cambiar? El consultor político Pablo Jaramillo cree que el cambio debe darse en el equipo de los candidatos para aprovechar estas plataformas y generar lo que llama “recordación” del elector. “Si van a repetir ideas entrecortadas sin profundidad, ninguno va a destacar”. Mientras que Chalco considera que el debate debe realizarse en dos grupos, pero en un mismo día; evidenciar con sillas vacías al postulante ausente; y que estos expongan desde podios y no sentados, por respeto al elector.

Son algunos detalles que podrían mejorar los dos debates que se avecinan. El siguiente es el organizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil y la Universidad Espíritu Santo. Y el último es el que, por ley, debe gestionar el Consejo Nacional Electoral y al que todos los candidatos presidenciales están obligados a asistir.