EE. UU. amenaza con sanciones a Maduro

  Actualidad

EE. UU. amenaza con sanciones a Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, activó ayer el Consejo de Defensa de la Nación (Codena) para responder a la “amenaza imperial” de Estados Unidos, luego de que la Casa Blanca amenazara al país con “fuertes y prontas” sanciones económicas de

Protestas. Un vehículo blindado fue incendiado ayer durante enfrentamientos entre manifestantes y policías.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, activó ayer el Consejo de Defensa de la Nación (Codena) para responder a la “amenaza imperial” de Estados Unidos, luego de que la Casa Blanca amenazara al país con “fuertes y prontas” sanciones económicas de concretarse la Asamblea Nacional Constituyente.

“He decidido activar el Consejo de Defensa de la Nación de acuerdo al 323 de la Constitución para responder integralmente la amenaza Imperial. La respuesta será muy firme, en defensa del Patrimonio histórico Anticolonial y Antiimperialista de nuestra Patria”, escribió Maduro a través de su cuenta en Twitter. El mandatario aseguró que a Venezuela “no le da órdenes ni la gobierna ningún gobierno extranjero”.

Más temprano, el Gobierno advirtió que avanzará con la elección de la Asamblea Constituyente. “Nada ni nadie podrá detenerla, la Constituyente va. Hoy el pueblo venezolano es libre y responderá unido ante la insolente amenaza planteada por un imperio xenófobo y racista”, afirmó el canciller venezolano Samuel Moncada. Además, anunció el inicio de un proceso de revisión “profunda” de sus relaciones con Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró el lunes que “tomará rápidas y fuertes medidas económicas” si Nicolás Maduro persiste en la elección, el 30 de julio, de la Constituyente, que la oposición considera un “fraude” del chavismo para perpetuarse en el poder y hacer de Venezuela “otra Cuba”.

“Estados Unidos no se quedará pasivo mientras Venezuela se desmorona”, afirmó Trump en una nota oficial, sin detallar el alcance de las medidas.

Según Trump, pese a que 7,6 millones de venezolanos votaron contra la Constituyente el domingo en un plebiscito simbólico organizado por la oposición, esas acciones son “ignoradas por un mal líder que sueña con convertirse en un dictador”.

El cerco internacional creció tras el plebiscito. La Unión Europea (UE), el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y los gobiernos de España, Alemania, Canadá, Brasil, Argentina, México, Colombia, Perú y Panamá también pidieron a Maduro retirar su proyecto.

El mandatario rechazó esos llamados y tildó de “insolente” a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien no descartó sanciones.

En tanto, un centenar de legisladores de Colombia y Chile denunciaron a Maduro ante la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya por violación de derechos humanos.

Venezuela declaró “no gratos” a los expresidentes Vicente Fox (México), Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), observadores del plebiscito y quienes abogaron por más presión internacional para detener la Constituyente.

Por otra parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, aliado de Maduro, consideró como una “conspiración económica” la advertencia de Trump. “Su fin es apropiarse de su petróleo”, afirmó en Twitter.

Alentada por el plebiscito, la oposición activó el lunes la “hora cero”, una estrategia que combina un aumento de las protestas y la conformación de poderes estatales paralelos a los que asegura están al servicio del Gobierno.

Ayer, el Parlamento de mayoría opositora inició el trámite para nombrar nuevos magistrados del máximo tribunal, lo que la Defensoría y Contraloría, de línea oficialista, consideran que “alienta una intervención extranjera”.

De cara a la “escalada definitiva la próxima semana”, la oposición venezolana convocó para mañana a una “paralización total” de actividades. Ayer hubo bloqueos de calles con algunos disturbios.