Actualidad

Los ecuatorianos, con menor prosperidad

El ingreso anual de las personas se debilita por una menor capacidad del país de generar riqueza. Un problema que, según el FMI, podría durar hasta el 2022.

PIB por persona. En el 2016, Ecuador con una población de 16,5 millones de habitantes, generó un ingreso per cápita de $ 5.966, un 6 % menos que el año 2014 ($ 6.347).

La carestía de la vida o las carencias de bienes y servicios que los ecuatorianos tenemos con respecto a otros países vecinos parten de un solo origen: la cada vez menor capacidad que tiene el país para crecer económicamente y generar nuevas riquezas. En los últimos tres años, el ingreso per cápita (por persona) cayó un 6 %. Un indicador que, de acuerdo con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), podría seguir la misma tendencia negativa hasta el 2022.

La disminución de los ingresos petroleros en el 2015-2016 y las consecuentes medidas de restricción de las importaciones que opacaron la dinámica del comercio fueron las causas que hicieron que el país empezara en estos años a reportar un crecimiento económico menor al que tiene el aumento poblacional que año a año crece un 2 %.

“Si hay más gente y la torta (la economía) no crece o se contrae, es lógico que el pedazo (los ingresos) que le tocará a cada uno sea más pequeño”, explica Francisco Briones, un máster en Economía graduado en la Universidad de Mánchester de Inglaterra, quien dice que todo esto se traduce finalmente en una pérdida de prosperidad.

Para este año, el FMI tiene proyectado para el país un crecimiento económico del 0,2 %, que está por debajo del 0,7 % que estima el Banco Central del Ecuador (BCE). Esta expansión preocupa a Carlos Julio Emanuel, exministro de Economía, pues crecer a esos niveles ralentiza aún más nuestro desarrollo como país. “Si seguimos a este ritmo, esto significa que para duplicar nuestro Producto Interno Bruto (PIB), que hoy está en $ 100.000 millones, tendremos que esperar 350 años”. Sí, todo ese tiempo, para gozar de una economía boyante, con más bienes y servicios que atienda las necesidades de las personas.

Pero según el mismo organismo internacional, Ecuador está lejos de reanimar su crecimiento en los próximos 5 años. Desde este año hasta el 2022, su proyección es que el país crezca un tímido 6 %, frente el crecimiento de doble dígito que tendrán otros países de la región, y que el PIB de su gente caiga un -1,0 %. Estas cifras no sorprenden a los analistas, pues serían un reflejo de los resultados de la actual política económica que sigue este Gobierno: de priorizar la solución a los problemas financieros de la caja fiscal y no un empuje real de crecimiento.

Emanuel, PhD en Economía, cuestiona que se siga tratando de solucionar el déficit fiscal adquiriendo más deuda (solo en cinco meses el actual Gobierno emitió $ 5.637 millones), sin reestructurar la alta deuda que ya se tenía ($ 43.000 millones, según Finanzas) o que se siga cargando de impuestos a las empresas y al comercio en una época nada oportuna. “En el país, ya tenemos más de 60 tributos, lo que el Gobierno tiene que hacer es asegurarse que los dólares estén en los bolsillos de la gente para que haya demanda de productos, para que las empresas produzcan más y se reactive la economía”.

Félix Casares, economista y presidente de la firma de consultoría Betamétrica, coincide en la necesidad de cambiar las estrategias de crecimiento, que en los últimos años ha estado ‘dopado’ “por factores exógenos (petróleo y deuda) que también han originado un crecimiento distorsionado del PIB per cápita”. La ruta, concuerdan los analistas, está en reactivar el mercado desde adentro, con ayuda del sector privado.

Para ello, primero insisten en la necesidad de restituir la seguridad jurídica, garantizar la independencia de poderes del Estado para crear confianza en los empresarios e inversores. Con más dinero en circulación se fomenta una mayor producción, más empleo y una mejora en los ingresos de la gente.

Ecuador, solo mejor que Venezuela

Según el reporte de Perspectivas de la Economía Mundial (World Economic Outlook, WEO) del Fondo Monetario Internacional, publicado este mes, Ecuador se mantendrá lejos de la senda de crecimiento regional durante el período 2017-2022.

Mientras Perú, Colombia y Chile crecerán entre el 15 % y 21 %, Ecuador alcanzará solo un 6 %. Francisco Briones, director de Investigaciones de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), señala que esto significa que solo Ecuador y Venezuela empeorarían su PIB per cápita.

Entre 2017 y 2022 este indicador se contraerá un 1 % para Ecuador; para Venezuela 17 %. En contraste, el de Perú crecerá un 15 %. Esto, según Briones, implicará una caída mayor de la prosperidad de los ecuatorianos.