Actualidad

Ecuador pintado de amarillo

Sí. Perdieron el Clásico del Astillero el domingo pasado, pero ellos no necesitaron de una final tras ganar las dos etapas. Que les aguaron la fiesta en el Monumental, también, pero ellos le arrebataron la hegemonía a Emelec de conseguir su cuarta copa

La hinchada de Barcelona adelantó  su Navidad y fin de año y se tomó las principales calles del país. Los festejos se prolongarán una semana.

Sí. Perdieron el Clásico del Astillero el domingo pasado, pero ellos no necesitaron de una final tras ganar las dos etapas. Que les aguaron la fiesta en el Monumental, también, pero ellos le arrebataron la hegemonía a Emelec de conseguir su cuarta copa consecutiva, y eso, a nivel de hinchas pesa. Ese fue el sentir que ayer reflejó la afición de “la mitad más uno del Ecuador” para tanta euforia y alegría.

Y es que el aire no solo olió a caramelo, sino a gloria. Gloria de campeón. Desahogo. Furia. Algarabía. Unidad. Fueron algunos de los sentimientos que los canarios desbordaron a lo largo y ancho del país.

Guayaquil fue el epicentro de la celebración. Las tradicionales avenidas Víctor Emilio Estrada (Norte) y 9 de Octubre (Centro) fueron el escenario escogido por la mayoría para congregarse en familia.

Apenas segundos después del pitazo final en Ambato los autos empezaron a hacer sonar sus bocinas y con ello el llamado para salir a las calles.

Cholos, negros y blancos; pobres y ricos; hombres y mujeres; niños y adultos, tenían un solo color. Incluso esos noveleros que se ponen “la amarilla” una vez al año.

Los adornos navideños de los grandes almacenes y restaurantes pasaron a un segundo plano. La Navidad y el fin de año se adelantaron ayer.

En Urdesa, a las 16:00 (2 horas después de terminado el partido), más de 1.000 personas ya habían cerrado la intersección de la calle Las Monjas con brincos, bengalas y cánticos. Todo bajo la atenta mirada de miembros de la Policía Nacional y Agencia de Tránsito Municipal que iniciaron un exhaustivo operativo en varios sectores.

“Fueron dos años de espera y hay que celebrar como se debe”, dijo Miguel Collantes, quien salió con su esposa y sus dos hijas de 5 y 8 años.

En el centro de la urbe la fiesta fue superior. Por más de 8 cuadras, a lo largo de toda la 9 de Octubre, desde la columna de los Próceres y hasta Hemiciclo mismo de La Rotonda, las calles perdieron el color gris del adoquinado para teñirse de amarillo.

Y la fiesta iba para largo. Conforme pasaban las horas, más gente se unió a los festejos. Barcelona es el campeón absoluto de la temporada.

9 de Octubre, como marcha política

Convocatoria. Las más de ocho cuadras que atraviesa la principal arteria de Guayaquil, desde la columna de los Próceres de la Independencia, hasta el Hemiciclo de la Rotonda, se coparon de gente que a pie y en carro hincharon por el Ídolo.

Vera sabía que iba a anotar

Washington Vera fue el último invitado en la alineación y llegó a sus diez goles, todos dedicados a su hijo ‘Wacho Jr’.

La noche previa al partido, EXPRESO conversó con el jugador para advertirle que marcaría goles en Ambato para la estrella 15. “(Risas)... mañana (domingo) la busco como sea, si Dios lo permite hago un gol”, dijo el jugador.

En Guayaquil estaba su esposa Gabriela Vásquez con el pequeño ‘Wacho Jr.’ y desde el inicio del partido comenzaron los nervios. La felicidad llegó cuando Vera hizo el gol. La madre abrazó a su bebé, luego gritó tanto que perdió la voz.

En la segunda anotación, la felicidad en la casa de los Vera-Vásquez era tremenda. El festejo era inmenso. El ‘peque’ Vera veía cómo su padre salía en el televisor.

“Todos los goles de Wacho son para el bebé. En la segunda anotación, él se quedó viendo a su papito. Es algo único”, dijo Gabriela, quien este mes cumple dos años de casada con el jugador amarillo.

La algarabía en numerosos sectores

SANTA ELENA. Tras la victoria de Barcelona, miles de fanáticos salieron a las calles a celebrar el campeonato 15, las calles de las ciudades Salinas, La Libertad y Santa Elena se coparon de hinchas que a pie, en bicicleta, motos y vehículos formaron inmensas caravanas motorizadas.

Se cambió el recorrido de la caravana

MANTA. Esta vez el escenario donde cientos de hinchas barcelonistas se reunieron para ver el partido fue la explanada del Malecón Escénico de la playa El Murciélago. Una vez obtenido el título salieron en caravana por la avenida 24, Malecón y la calle 13, culminando en el barrio Jocay.

La fiebre del Ídolo se apoderó del lugar

PLAYAS. No fue un domingo cualquiera para los habitantes de General Villamil. Desde las primeras horas el cantón se vistió con los colores de Barcelona y cuando el árbitro decretó el final del encuentro la celebración se extendió por todos los rincones. El Ídolo les llevó mucha alegría.

Alegría en la ciudad de la estrella 15

AMBATO. Los seguidores de Barcelona esperaron a que el equipo de sus amores salga del estadio Bellavista para vitorearlos tras la consecución de una nueva corona. Las calles de la capital tungurahuense se llenaron de camisetas amarillas y banderas para saludar al monarca ecuatoriano.

Emoción antes del retorno a Guayaquil

LATACUNGA. Luego de lograr el campeonato en Ambato, los canarios viajaron a esta parte del país para retornar a Guayaquil. En el aeropuerto fueron recibidos por una gran cantidad de hinchas que trataron de llegar hasta sus ídolos. Hasta hubo lágrimas de emoción por la conquista.

HISTORIA DE LA 15

Desde lejos

El ecuatoriano John Naoum vive en Dallas. Vino para ver los partidos contra Independiente y Emelec, pero no pudo celebrar el cetro. Con el mismo fervor lo celebró a lo lejos.

Pluralidad

María Yuquilema trabajó ayer durante los festejos de Barcelona con su hijo Josué en la espalda. Ella dijo ser del Mushuc Runa, pero su vástago llevaba enfundada la de Barcelona.

Unidad

La familia Toledo-Mejía ayer tuvo festejo compartido. Jessenia caminaba por la 9 de Octubre con la camiseta de Emelec y Nelson se unía a los festejos con la pequeña Nasha.