Economía

Los hermanos Coronel Pilco tienen el café con mejor aroma en América del Sur

Los hermanos Fabricio y Ramiro Coronel logran cuatro puestos en el concurso de arábiga. Japón, Corea del Sur y Taiwán se llevan una selecta colección.

Hermanos
Los hermanos Coronel son graduados de la Universidad Zamorano.Cortesía

Luego de ganar un torneo de baristas en Italia con su café arábigo lojano, los hermanos Fabricio y Ramiro Coronel Pilco iban directo a Boston (Estados Unidos) al campeonato mundial. La pandemia se interpuso en su afán.

En octubre quedaba el concurso nacional Taza Dorada Arábiga, que organiza cada año la Asociación de Exportadores de Café (Anecafé), donde estos dos ingenieros graduados en la Universidad Zamorano, de Honduras, lograron un resultado histórico para su mejor café: 70,25 dólares por libra en la subasta electrónica realizada en noviembre.

El grano salido de la hacienda La Florida, sector Sozoranga, Loja, logró un récord con relación al último precio logrado el año pasado, cuando fue de 29 dólares. Anecafé ha dicho que es el precio más alto de América del Sur, mejor que el de los países que tienen mayor trayectoria cafetalera, como Colombia.

“Hemos conseguido un nuevo récord de precio de $ 7.025 el quintal, lo cual significa un nuevo nivel para nuestro país, para nuestros productores cafetaleros y además nos permite entrar en las grandes ligas de concursos de café”, anota Vinicio Dávila, presidente de Anecafé.

SICA

Poder de mercado confirma la transacción entre BIA Foods (BIA Coffee) y SICA: 50 + 1 % de las acciones

Leer más

Las 40 muestras de los finalistas (participaron desde la primera selección 114 productores) fueron enviadas por vía aérea en cajas elaboradas especialmente para la calificación de los 13 maestros catadores: James Bailey, de Workshop Coffee Roasters (Inglaterra). Satoshi Ito, de Wataru y Suzuki Taroh, de Saza Coffee (Japón); Raphael Braune, de Supremo Kaffee (Alemania); Zack Cho, de Pick Coffee, Jones Huang, de Linking Coffee; Sun Huang, de Caravela Coffee (Taiwán). Simon Jaramillo, de The Reformatory Coffee Lab (Australia). Joo Yeon, de Momos Coffee & World Barista Champion (Corea del Sur); Wayner Jiménez, de Exclusive Coffees (Costa Rica). Sherri Johns, de Araku Coffee y Ted Stachura, de Equator Coffee y Michel Kurtis, de Maku Coffee (Estados Unidos).

“En esta edición tuvimos por primera vez en la historia de la caficultura del Ecuador la incorporación de una subasta electrónica inglesa de mucho prestigio, denominada Sensible Coffee”, señala el gerente de Anecafé, Pablo Pinoargote.

Ese es un detalle a tomar en cuenta, como la forma en que se debe producir café para lograr una calidad tal que el comprador llegue a pagar más de 7.000 dólares por un quintal: 70 veces más que aquel que se cotiza en bolsa.

Hermanos Coronel Pilco
Los hermano Coronel ganaron en un torneo de barismo en Italia.Cortesía

Los hermanos Coronel ganaron el primero, el quinto, el sexto y quinceavo lugar. “Ingresamos con unas 1.200 libras entre todos los lotes, el primer lugar fue un lote de 125 libras exportables”, dice Fabricio a Diario EXPRESO.

Todos los lotes que se vendieron y se subastaron el Taza Dorada fueron comprados por asiáticos: el primer lugar lo adquirió en Corea del Sur, Momos Coffee; el quinto lugar Ten aiwan, Yellow Horse International; el sexto y quinceavo puestos, la empresa japonesa Watar & Co Ltda.

coffee-beans-2258839_1280

La nueva ‘sangre’ de la caficultura de Ecuador

Leer más

Aunque en los resultados se habla de un proceso macerado carbónico y lavado en poscosecha, los ganadores señalan que para poder obtener esos resultados (entre 90,59 y 87,56 puntos en el concurso), más que la fermentación, se debe hacer un buen tratamiento agronómico en el campo, porque si no se tienen plantas saludables, si no tienen los nutrientes necesarios, tampoco se va a poder tener una materia prima de alta calidad; “si tiene buena materia prima va a poder tener buenos resultados en fermentación y otros”.

Fabricio Coronel recomienda, para lograr buen café, especializarse en todos los campos, fertilización, podas, poscosecha, porque cada finca es un mundo diferente y por lo tanto en cada sitio deben hacer las cosas según sus condiciones. “Cada finca tiene sus variables diferentes a medir: humedad relativa, temperatura del día, altitud y, con esos parámetros tomar decisiones”.

“Nosotros tenemos un propio protocolo de nuestras fincas”, sostiene el cafetero.

Por eso “nosotros pusimos los datos en Taza Dorada porque sabíamos que nuestro café iba a entrar como finalista, de no ser así no hubiésemos ingresado, porque procesar un café de ese nivel es costoso y debe ser retribuido con un precio alto”.

Nichos
A pesar de que la producción nacional se ha reducido, los cafés especiales no solo de arábiga, sino de robusta, logran posicionarse en los mercados internacionales.

La hacienda La Florida, de 120 hectáreas y 100 de ellas de café arábigo a 1.200 y 1.600 metros de altura, llegó a tener cuatro puestos entre 15, con tres variedades adquiridas en la finca Perla Nagra. Los ganadores fueron caturra bourbon, típica y catucaí amarillo, según los datos de Anecafé.

Son cafés “muy elegantes, muy florales, muy cítricos”, con acidez alta, “cuerpo balanceado”; también aromas de frutos rojos, delicados. “Estos resultados hacen que cada vez más el consumo interno de café en el país sea mayor, así como la masificación de las cafeterías y exportaciones de microlotes”, sostiene Pablo Pinargote, gerente de Anecafé.