Economía

¿Casa propia en tiempos de pandemia? ¡Cómprala sin miedo!

Créditos a bajo interés, seguros de desempleo y productos más accesibles se ofrece hoy a quienes temen comprar casa y, de pronto, quedarse sin trabajo

vivienda1
El sector inmobiliario, que comprende el 35 % de la actividad constructiva en el país, busca reflotar.Jimmy Negrete

Poco más de un año de pandemia y esta, en lugar de retroceder, se agudiza. Sus consecuencias en la economía del país son cada vez más visibles con sostenidas bajas en las ventas, la quiebra de negocios y mucha gente rumbo a engrosar el ya numeroso ejército de desempleados.

money-2696229_1920

El crédito comercial y de vivienda, los que más crecen

Leer más

En medio de este nublado panorama, sectores como el inmobiliario, que representa poco más de un 35 % del sector de la construcción, luchan a brazo partido por no naufragar en medio de esta tormentosa crisis. Según datos de la Asociación de Propietarios Inmobiliarios de Viviendas del Ecuador, APIVE, la reducción de las reservas de casas del 2020 con respecto al 2019, a nivel nacional, fue de un 21.6 por ciento.

Es que hasta para quienes no han perdido sus empleos, endeudarse en la compra de casa o departamento, luce arriesgado en estos tiempos de recesión y un año electoral que entraña cambios. Es el caso del guayaquileño Jose Carlos Cantos, un joven vendedor que trabaja en un almacén de electródomésticos en la ciudad. Él suspendió a inicios del 2020 el plan que tenía de comprar su casa a crédito, y ha preferido seguir pagando arriendo "al menos hasta que pase la pandemia".

Entre los principales temores de quienes buscan adquirir su primera vivienda está la disponibilidad de los recursos para el pago del crédito hipotecario; y perder el trabajo y no poder pagar las mensualidades.

Y esos temores se reflejan también en el trabajo de los corredores de bienes raíces (CBR). Nidia Pacheco Álvarez, es una de ellos. Vive y trabajan en Guayaquil y asegura que si al momento hay compradores de este tipo de productos, son aquellos que buscan "casas de oportunidad".

"En este primer trimestre del nuevo año he visto un repunte en los alquileres, por ejemplo, gente cambiándose a viviendas más accesibles en cuanto a precios; mientras que en cuanto a ventas desde el año pasado hay más compras y ventas de oportunidad, por ejemplo a un inmueble de $ 140.000 para poder comprarlo yo le ofrezco $ 120.000 en efectivo", explica la bróker.

GUAYAQUIL, MENOS ESTANCADA

Las cosas están así en todo el país, aunque Guayaquil es la ciudad donde el estancamiento en la venta de vivienda no es tan alarmante como en Quito, Cuenca y otras ciudades, es más, una empresa experta en estudios de mercados afirma que la capital del Guayas colocó más vivienda en el llamado año pandémico que en 2019 y que esa tendencia continúa en este 2021.

vivienda
viviendaLa compra de la primera vivienda es la inversión más importante de una familia, pues además de evitar el traumático pago de alquiler, es un bien que queda para los hijos.cortesía
obra zapata

Que tu vivienda no pague los platos rotos por la crisis

Leer más

"Guayaquil no ha tenido complicaciones en la venta viviendas ni de oficinas, se si compara con el resto de ciudades del país. Ha mantenido niveles de absorción incluso mejor que en el 2019", afirma Germán Carvajal, director de la División Inmobiliaria de la empresa MarketWatch.

Agrega que, en ese marco, los productos que más salida tienen son los que están por debajo de los $ 70.000 y por encima de 200.000, mientras que las unidades de vivienda con precios de entre $ 80.000 y $ 150.000 hay poca demanda. Lo atribuye a "una exagerada oferta" y a que el sector socioeconómico más afectado por la crisis es la clase media.

Casi el 95 % de la población ecuatoriana compra la vivienda a crédito y una de la ventajas actuales es que hay crédito disponible por parte de los bancos, puntualiza Carvajal.

"MEJORES CONDICIONES QUE NUNCA"

Con esta opinión coincide el constructor y promotor inmobiliario Joan Proaño, quien, además, recalca que "en este momento tenemos históricamente las mejores condiciones para obtener créditos hipotecarios para viviendas de interés social y de interés publico".

Proaño recuerda a la gente que está disponible los créditos que son otorgados bajo el fideicomiso creado por el Miduvi antes de la pandemia, a través de algunos bancos privados , con solo el 5 % de entrada y una tas de inteés del 4.99 %, que es menos de la mitad de las tasas de interés que cobran los bancos normalmente.

Otra entidad financiera que está dando tasas de interés muy bajas (5,99 %) es el Banco del IESS (Biess), con la particularidad de que este le financia ciento por ciento su vivienda, y udted no tiene que poner un centavo de entrada, recuerda el titular de la empresa Proaño/Proaño.

Este arquitecto recuerda que es es difícil perder una casa adquirida a través de un crédito si en algún momento pierde su trabajo. Además de estos seguros de desempleo, el cliente puede reprogramar su préstamo, refinanciar la deuda, porque "el banco lo que menos le interesa es quedarse con su casa, lo que le interesa es que usted cumpla y recobrar su dinero".

OTRAS VENTAJAS

¡Claro! las ventajas descritas aplican para quienes tienen un empleo ¿Pero qué hay de aquellos potenciales compradores que temen ser cesados en cualquier momento, si la crisis sanitaria y económica no amaina en los próximos meses o años?

"En este momento tenemos históricamente las mejores condiciones para obtener créditos hipotecarios para viviendas de interés social y de interés publico".

​Joan Proaño, promotor inmobiliario

"A esas personas -precisa Proaño-, algunas empresas inmobiliarias les estamos entregando un seguro de desempleo, es decir si usted se queda sin trabajo una vez que ha comprado su casa, esta póliza le cubre sus cuotas mensuales de crédito hipotecario por un período de 6 meses hasta que pueda conseguir otro trabajo".

Las empresas de este tipo no se han quedado cruzadas de brazos frente a la pandemia, muchas han tenido que reinventarse para hacer frente a la crisis y atender a un público que también ha visto reducidos sus ingresos mensuales, en 20, 30 y hasta 50 por ciento. Para ellos se ha tenido que ofrecer nuevos productos que estén al alcance de sus bolsillos y de la nueva realidad, es decir, si antes solo ofrecían unidades de tres y cuatro dormitorios, ahora ofrecen también unas más económicas, de una o dos recámaras.

7f75ddf68fabcd6dc278802b9669462d658d1c34

Los precios de la vivienda en EEUU suben a un ritmo no visto desde la burbuja

Leer más

Pese a todas estas ventajas y alternativas que ofrecen las empresas constructoras, el temor en endeudarse con casa o 'depar' no se disipa en algunas personas, algo que para la CBR Pacheco es "razonable". No obstante, ella y Proaño insisten en que es cuestión de arriesgarse "porque sea este año o después -subrayan-, la gente va a tener que comprar sus viviendas, pues no se puede vivir toda la vida pagando alquiler".