Los duenos de buses alteran el GPS para evadir el control

  Actualidad

Los duenos de buses alteran el GPS para evadir el control

Mil ciento sesenta dólares es el valor de la multa que deberán pagar los propietarios de los buses que fueron retenidos la semana pasada por alterar el Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

Situación. Los buses permanecerán guardados 15 días en el Centro de Retención Vehicular de la ATM.

Mil ciento sesenta dólares es el valor de la multa que deberán pagar los propietarios de los buses que fueron retenidos la semana pasada por alterar el Sistema de Posicionamiento Global (GPS). La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) de Guayaquil detectó una irregularidad mientras se realizaba el monitoreo de las unidades en el corredor vial.

De acuerdo con las autoridades, la irregularidad se da porque al parecer se habría cambiado el dispositivo GPS con el que se ofrecía una información distorsionada al sistema de monitoreo con la eventual falta de registro de infracciones.

“Estábamos realizando un control con ciertas unidades de transporte público que, prácticamente, estaban utilizando GPS que no tienen la respectiva autorización de parte de la ATM”, explicó Luis Lalama, director de operaciones de la entidad.

La ATM registra las variables de velocidad, ruta y frecuencia de las unidades que pasan por el corredor urbano con el uso del GPS en el Sistema Integrado de Transporte Urbano (SITU), al manipular dicho dispositivo se pierde la integridad de la información obtenida desde los buses.

Andrés Roche, gerente general de la ATM, sostuvo que en la institución tienen claras las responsabilidades, como la obligación de hacer cumplir la ley, y “si algún transportista o dueño de bus piensa que vamos a permitir este tipo de circunstancias están equivocados”.

El funcionario indicó que este dispositivo, instalado en casi 2.500 unidades, es muy importante pues permite controlar sobre todo el tema de la velocidad para salvaguardar la integridad de los usuarios. “El sistema nos alerta de esta manipulación, ¿para qué manipularlo, para que no sepamos que excedían la velocidad, para que no los multe automáticamente?”, cuestionó.

Roche recordó además que desde que el mecanismo empezó a funcionar se redujeron los eventos de violaciones a los límites de velocidad al 0,1 %.

“Cuando encendimos el sistema teníamos 15 mil eventos de violación de las normas de velocidad; cuando tuvimos la reunión con los transportistas y les dijimos que les íbamos a dar una segunda oportunidad sin multas, bajamos a 2.000 esos eventos; pero cuando ya les dijimos, al siguiente mes, que les íbamos a empezar a aplicar la multa, bajó increíblemente a 15. De 15.000 eventos a 15”, resaltó.

Respecto a la manipulación de los GPS, Roche indicó que el propietario debe pagar la multa establecida, 1.160 dólares, y estarán 15 días sin el permiso de circulación. En caso de reincidencia, dijo, se retirará el permiso de operaciones. “Cuando uno otorga un permiso, se lo otorga al dueño del bus y a la cooperativa, por lo tanto, son ellos los que tienen que responder”.

Este Diario intentó contactar a la dirigencia de transportistas para consultar sobre las denuncias emitidas, pero hasta el cierre de la edición no fue posible.

Monitoreo de los buses

Ultimátum

Cien buses no tienen GPS aún

Cerca de 2.500 buses circulan con el GPS, pero cien unidades aún no lo tienen instalado. Estos deberán estar listos en dos semanas. “Los que no lo tienen ahora es porque están en el proceso de sustitución de los buses y recién les están entregando los carroceros”, explicó Fernando Amador, director de transporte urbano de la ATM.

Roche enfatizó que pasado ese tiempo, la ATM retirará de circulación los buses que no cuenten con el dispositivo.