Docentes de Ecuador podran trabajar en escuelas de EE. UU.

  Actualidad

Docentes de Ecuador podran trabajar en escuelas de EE. UU.

El programa internacional ‘Participate’ recluta a profesores. La convocatoria continúa abierta. Cerca de 100 maestros ya están en ese intercambio cultural.

Abigaíl Briones (sentada junto a los niños) trabaja desde el año pasado en la escuela Harnett Primary, del estado de Carolina del Norte. Tiene a cargo dos salones del kínder con 24 estudiantes cada uno.

Un programa de intercambio cultural permitirá a profesores ecuatorianos trabajar hasta por cinco años en escuelas y colegios de Estados Unidos, específicamente en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, con los mismos beneficios que reciben los maestros en ese país.

Los docentes seleccionados podrán enseñar en la primaria las cuatro asignaturas básicas (matemáticas, ciencias naturales, estudios sociales y lenguaje), totalmente en español; mientras que en la secundaria darán esta materia como lengua extranjera.

El proceso de selección está en marcha y los interesados pueden inscribirse completando el siguiente formulario http://go.participatelearning.com/ec201901.

“Nosotros patrocinamos una visa de intercambio cultural estadounidense J1, que tiene una duración de 1 a 5 años. Esta les permite ir a trabajar a una escuela o colegio público y vivir allá durante ese tiempo”, explica a Diario EXPRESO Ronald Ramírez, coordinador de Reclutamiento para Latinoamérica del programa internacional ‘Participate’, que tiene tres décadas de trayectoria.

Los seleccionados que tengan familia también pueden viajar en compañía de sus parejas e hijos y laborar legalmente en el área de su especialidad. Mientras que los niños menores pueden estudiar gratis en una escuela pública, comenta Ramírez, quien está de visita en Guayaquil para comentar los pormenores del proceso e invitar a otros maestros a aplicar en este programa gratuito.

“El objetivo del programa es que haya un intercambio en dos vías. El maestro que va con su cultura y conocimientos, aprende de la cultura estadounidense y cuando vuelve al país la idea es que la comparta con sus colegas y con los estudiantes”, agrega.

Los maestros seleccionados reciben el tique del avión, un seguro médico y de vida, y perciben el mismo salario que los docentes estadounidenses.

Además reciben acompañamiento desde el momento de su llegada y una inducción por parte de la organización para orientarlos a su nuevo país y trabajo. Los costos de vivienda, alimentación y movilización se los pagan ellos mismos.

El programa lleva 30 años reclutando maestros de todos los países y desde hace 20 lo hace en Ecuador. “Los ecuatorianos son muy preparados. El problema es que muchos no saben del programa y por eso lo estamos dando a conocer”, señala Ramírez.

A la fecha casi 100 profesores ecuatorianos han sido parte del programa, tal como Carlos Baquerizo y Abigaíl Briones, una pareja de esposos de Guayaquil, quienes aplicaron juntos al programa y actualmente dan clases de primaria y preescolar, respectivamente, en una escuela en Carolina del Norte.

“Hemos podido practicar el idioma, estamos inmersos en la cultura de Estados Unidos, hemos aprendido muchas cosas y también hemos compartido otras de nuestro país con los niños”, mencionó Abigaíl.

Por su parte, Carlos mencionó que la experiencia laboral en EE.UU. les dará un plus cuando regresen a Ecuador, ya que ambos están estudiando una maestría que les dará un nivel académico más alto.

Los maestros interesados en este programa también pueden obtener información en la página www.participatelearning.com, comunicándose por correo electrónico a info@participatelearning.com o al WhatsApp (+506) 8715-3222.

Los requisitos

- Poseer un inglés fluido que le permita trabajar y comunicarse de manera efectiva y clara, con colegas, estudiantes y padres de familia o miembros de la comunidad educativa.

- Contar con estudios universitarios en educación.

- Tener al menos dos años de experiencia laboral a tiempo completo, en una escuela o colegio.

- Tener licencia de conducir y experiencia al volante, ya que los maestros reclutados deben desplazarse en automóvil a su lugar de trabajo desde su zona de residencia.