Diciembre y la socioeconomia informal

  Actualidad

Diciembre y la socioeconomia informal

La economía informal se despliega en diversidad de actividades laborales. Su estructura, procesos e índices responden a la forma como los desempleados se insertan en diferentes tipos de subempleo, bajo la lógica del autoempleo. Por su efecto ocupacional la llaman socioeconomía informal.

En esencia responde a la situación de pobreza y desempleo de los países de América Latina y del tercer mundo. No se da en un solo ámbito. Se evidencia en la producción y circulación (donde tiene mayor inserción y dinamismo).

Por esto el microcomercio informal tiene variantes: fijo (bazar, tienda, fonda, etc.) y ambulante. En este último se puede distinguir una verdadera telaraña, mosaico y enjambre de diversas formas de comercio, las cuales autoemplean a los desempleados.

En Guayaquil y Ecuador los meses de mayor actividad económica son: abril (por venta de útiles escolares), mayo (por Día de la Madre) y diciembre (por Navidad y Fin de Año). Es cuando más visible le resulta a la ciudadanía la magnitud de la socioeconomía informal, de hombres y mujeres que se insertan en ella. Esta socioeconomía, especialmente el microcomercio, constituye el refugio del autoempleo. En el país de 2013-2017 el empleo adecuado cayó de 47,9 % (2013) a 38,5 % (marzo 2017) y el subempleo pasó de 11,6 % (2013) a 21,4 % (marzo 2017). En Guayaquil se reproducen y amplían estos índices porque tiene el mayor porcentaje de la PEA.

En este mes es cuando se experimenta un mayor incremento de la particular economía del autoempleo. Solo hay que transitar por la bahía, mercados, calles y plazas de la ciudad para observar la masiva presencia del microcomercio informal. Este proceso es casi “natural”. Tiene una espontaneidad cuya raíz está en las particulares características de la economía nacional.

En este último mes del año se verá con mayor intensidad a hombres y mujeres en la telaraña del microcomercio, engrosando las cifras de quienes practican negocios en la informalidad. Cualquier medida regulatoria y represiva que busque “terminar” con ellos siempre encontrará una resistencia y un resurgimiento de este singular autoempleo. Ante esto los gobiernos (nacional y seccional) deben crear medidas que intenten poner algo de orden en el caos espacial que crea la singular “economía popular”.