Actualidad

Deuda del IESS a las clinicas privadas es de $ 162 millones

Es el 73 % de los 223 millones impagos; la entidad ofrece un acuerdo. El Ministerio de Salud tiene cuentas por auditar.

En el hotel Radisson, el alcalde Jaime Nebot se reunió ayer con los directivos de las clínicas, a puerta cerrada, pero trascendió que el motivo principal fue exponer la crisis financiera acarreada por la abultada deuda.

Las clínicas privadas mostraron las cifras de sus deudores del sector público por 223 millones de dólares, que mantienen sus arcas vacías y a proveedores impagos. En primer lugar está el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) con 162,5 millones de dólares ; seguido del Ministerio de Salud Pública, con 54,4 millones y el Servicio Público de Pago de Accidentes de Tránsito (Sppat), con 6,4 millones.

El corte fue hecho al 31 de agosto de este año, pues aún no han sido contabilizados septiembre y octubre y menos los cobros por atenciones registradas en lo que va de este mes.

El presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Achpe), Raúl Alcívar González, precisó que además de ser el IESS el mayor deudor, es también el que tiene acreencias facturadas entre el 2009 y el 2015, que la consideran deuda antigua. El monto: 80 millones de dólares. A eso se suma la nueva deuda facturada entre el 2016 y este año que suman otros 60 millones. En esta cifra no están incluidos los 21,5 millones por la atención médica a los afiliados al Seguro Social Campesino, parte del IESS.

Son los hospitales privados de Guayaquil, incluidos los de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, los que tienen el monto más alto de facturación vencido: 107,5 millones de dólares que en el caso del IESS es por nueve años; en el del Ministerio de Salud Pública por montos de hasta catorce meses y del Sppat por casi dos años.

Aunque los 6,4 millones adeudados por el Sppat es el más bajo, la preocupación no tanto es por el monto sino porque desconocen los asuntos internos administrativos que detiene el pago de esos valores.

Alcívar, quien presidió ayer la Asamblea anual de Achpe, desarrollada en el hotel Radisson de Guayaquil, dijo que no comprende por qué si el seguro (Sppat) se paga cada año con la matriculación vehicular, hay valores pendientes desde hace dos años.

El funcionario también hizo una aclaración con respecto a la mínima deuda que asegura tener el Ministerio de Salud con las clínicas privadas. La cifra que ellos registran es de 54 millones de dólares.

Según Alcívar, hay valores que ni Salud ni el Ministerio de Finanzas aún aceptan como deuda porque están pendientes de auditar. Por tanto, el pedido del gremio es que exista claridad en el proceso interno entre las dos instituciones, que aceleren los pagos que no se hacen desde mayo pasado.

“Si el Ministerio de Salud no audita las cuentas, no pide asignación presupuestaria, por consecuencia no se pide factura y no se cancela los valores”, dijo el directivo.

El gran temor es que todo se deje para el próximo año, de allí el pedido de una reunión urgente con el presidente Lenín Moreno para exponer la situación de las clínicas privadas, que no pueden sostenerse por más tiempo.

Gino González, de la clínica de hemodiálisis Nefrosalud, dijo que en su caso, por la deuda de 1,8 millones de dólares del Ministerio de Salud, está en riesgo la atención de 226 pacientes. Ha tenido que hipotecar bienes para lograr liquidez, pero ahora tiene pagos pendientes. Una situación parecida atraviesa el centro de hemodiálisis Fundación Renal del Ecuador. “Se trata de pacientes con enfermedades catastróficas”, dijo Alcívar.