La deuda federal de EE.UU.

  Actualidad

La deuda federal de EE.UU.

Cuando el 20 de enero de 2017 Trump asumió la presidencia, la “deuda federal” era de US$ 19,9 billones. (US$ 19.961.467.137.974). En 8 años Obama la aumentó en US$ 8,4 billones. (80 %). Recibió US$ 10.626.877.048.913 y la duplicó en 8 años. El 103 % del PIB anual. Cada ciudadano ‘debe’ US$ 56.714. Nada ahorró. Solo gastó y endeudó a EE. UU. Por anteriores excesos en la “deuda federal” (Clinton 1993-2001 y George W. Bush 2001-2009), el presidente de la Cámara, Newt Gingrich, les impuso un presupuesto equilibrado en el corto plazo (incumplido). La Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) la audita desde 1997.

El Departamento del Tesoro, responsable de promover la prosperidad económica y garantizar la seguridad financiera, anuncia que, en menos de un año, Trump ha reducido esa deuda en más de US$ 100 mil millones. Eisenhower en 2 años logró la reducción en US$ 2 mil millones. Trump, en medio año, ha logrado 50 veces más. Es un éxito en la historia de EE.UU. desde la Guerra Civil. Con Trump aumenta la confianza del consumidor. El mercado bursátil llega a máximos históricos, a pesar de no ejercer control en Wall Street.

Independientemente de su afiliación política hay negocios para todos. Según la Oficina de Estadísticas Laborales el desempleo se reduce drásticamente. Con Obama aumentó el desempleo. Desde la toma de posesión de Trump, el desempleo ha bajado del 4,8 % al 4,4 %, en comparación con el 7,8 % de Obama en un 9,5 %, durante el mismo lapso. Trump logra una economía fuerte y crea oportunidades laborales con crecimiento económico y estabilidad. El mercado inmobiliario se recupera. En el 2011 las casas tardaban 84 días en venderse. Ahora 30 a 45 días. Es el doble en relación al inicio de Obama, sin concluir aún Trump su primer año de gobierno. Protege al sistema financiero. Eleva el nivel de vida. Aplica sanciones económicas contra las amenazas externas. Combate al terrorismo en su país y en el extranjero. ¡Y los perdedores arguyen que no sabe gobernar! (¿?), pero el pueblo lo respalda.