El despertar de GARETH BALE

  Actualidad

El despertar de GARETH BALE

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Tras un comienzo dubitativo y la debacle en el partido frente al Barcelona, Gareth Bale despertó en la última fecha de la Liga con el Real Madrid al erigirse como una de las figuras claves del equipo, mostrando una notoria mejoría en su actitud y en su juego. Siete asistencias en lo que va del campeonato y 10 goles (seis de ellos en dos hat-tricks) en siete partidos avalan su evolución. El galés de 26 años, por fin, se convirtió en el futbolista descomunal por el que el cuadro merengue abonó más de 98 millones de dólares en el verano de 2013. Y es que cuando parecía que su juego se iba a resentir tras la marcha del técnico Rafa Benítez, el también denominado ‘Expreso de Cardiff’, volvió a ser el mejor con una actuación soberbia aportando 3 goles de bella factura que confirmaron su buen estado de forma en los últimos encuentros. Dos tantos de cabeza y otro con la zurda, no fueron suficientes el fin de semana pasado. Su actitud no solo fue la del goleador egoísta que buscaba engordar su estadística individual. Se asoció con Benzema y Cristiano, ayudó en la presión defensiva, apretó filas cuando tocó hacerlo y, todo eso, llevó a los más de 71.000 hinchas que poblaban el coliseo de Chamartín a despedirle con una cerrada ovación. Sin duda, el valor principal de Bale es su físico. De su velocidad y su fuerza había podido disfrutar el aficionado madridista en numerosas ocasiones, pero de su superioridad en el juego aéreo no. Hasta esta temporada. Porque el galés está destacando también con sus remates de cabeza sumando hasta seis goles de esta suerte. Bale tuvo una temporada inicial irregular, una segunda temporada mala y una tercera temporada, hasta el momento, ilusionante para la hinchada madridista. Así ha sido la trayectoria de la estrella galés desde que llegara un 2 de septiembre a Chamartín; sin embargo algo ha cambiado en Gareth. Todo parece indicar que el camino de esta temporada es el correcto, solo queda esperar pacientemente a que termine de explotar todo su potencial y se asemeje así, a ese buque insignia del Real Madrid que quiere llegar a ser para la presente etapa.