Actualidad

El delator dice que Odebrecht pagó “coimas” a Mosquera

Rodrigo Tacla fue abogado externo de Odebrecht. Dijo que conoció “de oídas” las actividades de la constructora. 

1_mVmMyoHpb8HpsQYx5jESpA
El exministro de Electricidad guarda silencioInternet

El dinero que habría recibido el exministro de Electricidad del Gobierno, Alecksey Mosquera, responde al esquema que la constructora brasileña Odebrecht usaba para el pago de coimas. Al menos, eso dijo Rodrigo Tacla, exabogado externo de la empresa y detenido en España. Hace tres días el presidente saliente, Rafael Correa, aseguró que el caso “no es coima ni soborno porque no es funcionario público”.

El testimonio de Tacla, de seis páginas al que tuvo acceso EXPRESO, consta en la carpeta 15 de la instrucción que, por presunto lavado de activos, abrió la Fiscalía el 22 de abril. Es parte de la asistencia penal que se solicitó a España en enero y que, según el fiscal Galo Chiriboga, llegó el 5 de abril. Tacla fue quien involucró a Mosquera y su socio, Marcelo Endara, en la red de corrupción. Es más, es el único dato que, dijo, tiene sobre Ecuador. El delator habla de un acta de la Banca Privada de Andorra (BPA) y que conoce de un pago de un millón de dólares a Mosquera.

Se trata de un documento entregado por Andrés Sanguinetti, un trabajador del BPA en Uruguay, en el que consta que Marcelo Endara, representante de Tokyo Traders, “era el testaferro de Mosquera” y que “por su trabajo” recibió una comisión de 80.000 dólares. El dinero venía de Klienfled para Tokyo Traders. Tacla dice que “el motivo real de esa transferencia desconoce si es que consta en el acta”. Lo que sí sabe es que “Klienfled era una offshore de Odebrecht para pagar coimas”. ¿La fecha de la operación? Tacla “cree” que podría ser 2011. Y, según él, el tipo de actividad que se describe en el acta es el típico que hacía la constructora para pagar coimas en todos los países a través del BPA.

Según esa acta, Endara se presentó en el BPA con Mosquera para hacer una operación comercial. Era la compra de maquinaria a China y EE. UU. y su venta a Ecuador a través de Truenergy, que Mosquera reconoció como suya. “Pero por su cargo público pasado no puede figurar” entre los accionistas, aunque sea el beneficiario final de la empresa, dice en el documento. Tacla dice, además, que nunca estuvo en Ecuador y que no tiene información sobre los supuestos sobornos por 33,5 millones de dólares que Odebrecht dijo haber pagado a funcionarios públicos. La única pista que deja es un nombre: ‘Gedeón’. Un supuesto vínculo de Odebrecht con el país.