El delator apunta a lo mas alto

  Actualidad

El delator apunta a lo mas alto

El caso Odebrecht sigue su escalada hacia la cima del anterior Gobierno.

Comparecencia. El fiscal Carlos Baca Mancheno escuchó el segundo testimonio que rinde José Santos, exejecutivo de Odebrecht, desde Brasil.

El caso Odebrecht sigue su escalada hacia la cima del anterior Gobierno. Lo que empezó con una investigación por supuesta asociación ilícita se extiende a varios expedientes. El más avanzado de ellos es el proceso por concusión que indaga a Carlos Pólit, máxima autoridad de control de la década correísta.

Y, ayer, las sospechas de supuesta corrupción tocaron al expresidente, Rafael Correa, y el actual vicepresidente sin funciones, Jorge Glas. Ellos fueron mencionados por el delator de Odebrecht, José Conceição dos Santos quien aseguró que pedían, “favores” a Pólit.

Él, desde Brasil, dio su testimonio anticipado urgente en el caso de concusión. Se guardó lo mejor para el final: contó que el exmandatario y el vicepresidente buscaban informes favorables o el cambio de indicios de responsabilidad penal en las auditorías ejecutadas por la Contraloría. Según el testigo, durante sus encuentros con Pólit (en los que le entregaba maletines con entre 50.000 a 60.000 dólares por un monto que alcanzó los 10,1 millones), escuchó las llamadas que recibía el excontralor.

Señaló a Glas como el autor de una de ellas. Aseguró que el segundo mandatario pidió la modificación de informes de Contraloría sobre la gestión de la vicepresidencia.

Correa, en cambio, habló sobre una auditoría al Proyecto Baba, ejecutado por la brasileña OAS. Según la versión de Santos, se habría involucrado a un “señor Punina”, supuesto pariente del expresidente.

Hasta ahora, Glas y su defensa han restado valor a las delaciones de Odebrecht.

César Montúfar, acusador particular en el caso de asociación ilícita insiste la responsabilidad del exmandatario. En junio, desde la Asamblea, Ana Galarza también alertó sobre los testimonios de tres ejecutivos de Odebrecht (Fabio Reani, Fernando Fernández y Luis Manel) que llegarían hasta Correa por el proyecto Toachi Pilatón.

Ayer, el fiscal Carlos Baca ofreció que este nuevo testimonio será verificado. Le llamó la atención el detalle de las conversaciones con distintos funcionarios para “modificar o alterar informes de Contraloría”. Sin embargo, volvió sobre uno de sus argumentos iniciales: las delaciones, por sí solas, no constituyen evidencia.

Por lo pronto, ni Glas ni Correa serán incluidos en la instrucción por concusión porque el caso se cierra hoy.

El panorama para el excontralor, en cambio, se complica. Santos dijo al juez, Luis Enríquez, que Pólit era el “cuarto poder” y conocido por chantajear a funcionarios y empresas. “He escuchado conversaciones con asambleístas, alcaldes y prefectos que siempre le pedían favores”, dijo. Ese poder era tan impresionante, añadió, que “hacía lo que le daba la gana”.

Hernán Ulloa, defensor de Pólit cuestionó que se crea la versión de “un delincuente como Santos, un soplón internacional que todo lo que ha dicho lo está haciendo por una rebaja de penas”.

El excontralor radica desde mayo en Miami. Y ese era precisamente el código con el que se le identificaba en el sistema de pagos coimas de Odebrecht. Aparece también en la asistencia penal internacional que envió EE. UU. y que fue incorporado al juicio por asociación ilícita.

Fernando Villavicencio, activista político, insiste en el caso Odebrecht es un juego de niños comparado con negociados como la intermediación del petróleo con China y Tailandia: “la mayor trama de corrupción”, dijo. “En este caso aparece vinculado directamente Correa, al haber firmado un decreto autorizando el pago de las líneas de crédito con petróleo”, dijo a EXPRESO.

Acercamiento

San Francisco

José Santos recordó que, en un primer encuentro, el excontralor solicitó seis millones de dólares para desvanecer las glosas administrativas por el proyecto San Francisco.

Proyectos

El delator afirmó que el excontralor pidió nuevamente dinero al conocer que Odebrecht fue adjudicada con el proyecto Manduriacu.

Extorsión

José Santos aseguró que Pólit amenazó a Odebrecht con utilizar a sus auditores en contra la constructora si es que no pagaba otro monto millonario.