Renato González: “Deberían viajar a decirle a Citibank que se le acabó la fiesta”

  Actualidad

Renato González: “Deberían viajar a decirle a Citibank que se le acabó la fiesta”

ENTREVISTA: El coronel fue parte de una terna presentada, en primera instancia, al Consejo de Generales, y luego al Consejo Directivo.

Renato
Renato González es uno de los miembros de la Policía Nacional que mejor conoce el caso de las negociaciones fraudulentas con los recursos del Isspol, ya que ha sido asesor de la entidad en los últimos meses.Guillermo Lizarzaburo

Se ríe de que, desde su elección como director general del Instituto de Seguridad Social de la Policía, en redes sociales lo hayan llamado “Rambo”. Es que Renato González, a pesar de que tiene un gran sentido del humor, tiene un temperamento fuerte, al punto que no el interesa si es un expresidente al que tiene que llamar al orden cuando se trata de hacer cumplir la ley.

- En su momento José Ibáñez, liquidador de Ecuagran y Delcorp, y que en su 2018 denunció la irregular tenencia de los bonos del Isspol en Valpacífico, dijo que esta era una estructura criminal montada para perjudicar a la Policía.

- Por eso yo le hablo de crimen organizado, de una estructura bien montada que, inclusive mantenía un status quo. Pero cuando uno empieza a escarbar encuentra que la hija del uno trabajaba en el despacho del otro, la hija del que está en Estados Unidos sigue trabajando en la Superintendencia de Compañías. Que un abogado fue el que le nombró a esta autoridad y esta autoridad y a su vez le contrató al sobrino. Gente muy doctrinaria nos dirá están hilando muy fino, pero esto es crimen organizado porque vemos esos contactos.

- Hay muchas empresas que tienen la capacidad para pagar, que le deben al Isspol y que simplemente no lo han hecho porque todo esto estaba montado para no hacerlo.

Voy a hacer el portador del cuarto momento, el de la recuperación, porque nosotros ya tenemos cierta claridad, no total, pero sí muy avanzada el diagnóstico de lo sucedido.

- Tenían muchos seguros, ¿Cuáles eran esos seguros? En primer lugar la estructura interna del Isspol les garantizaba de no dar acceso a la información, era poco menos que una hermandad lo que funcionaba al interior de la Isspol. Es inconcebible que hayan tenido la colaboración de personas que vistieron mi mismo uniforme.

- En Estados Unidos se determinó fácilmente como había recibido sobornos John Luzuriaga (director de riesgos), ¿es fácil determinar eso para el resto de personas involucradas?

- Las empresas internacionales especializadas en recuperación de cartera están ahí. Esto (contratarlas) va a tener un costo, pero cuando a mí me dicen encima del robo todavía tengo que pagar más, ahí es cuando el uniformado se asusta; pero no se entiende qué es perder el dedo y no la mano. Estas empresas tienen una tecnología específica muy actualizada que le permite inclusive la recuperación de mensajes de hace 6 o 7 años, cosa que estos involucrados no se lo esperaban. Recuerde que John Luzuriaga llegó muy campante, supuestamente a entregarse confiado en que lo que él tenía que justificar era la creación de tres empresas, cuando al día lunes le formulan los cargos, le enrostran mensajes donde él decía ‘gracias por arreglar mi vida financiera y la de mi familia’, pero recuerde que hay montos que se pagaron a hijas de máximos directivos del Isspol. En virtud de eso ¿qué es lo que le estoy diciendo?: podemos encontrar montón de cosas, se va a poder rastrear, hay casos que están sincronizados del caso Isspol y el de Las Torres.

Existían 1.500 o 1.600 millones de dólares de capital, de los cuales 600 millones son inversiones privativas; son los préstamos a nuestros afiliados y que tienen un estado muy saludable.

- ¿Es difícil rastrear el dinero?

- Le doy una pista: ver las transferencias que se realizaron a Suiza, hasta los montos hay que saber y tienen que justificarlos esas casas de valores. Que indiquen para qué hicieron esas transferencias a Suiza y a otros países. Rastrear el dinero sinceramente a mí no me preocupa. Aunque tenemos una lucha desigual, para un proceso de contratación tenemos que ser extremadamente cuidadosos, porque donde nos equivocamos un centímetro vamos a tener a los organismos de control, a nuestros propios clientes internos juzgándonos con la mayor rigurosidad del caso.

Ecuagran

Un informe de Ecuagran que inculpa a la Superintendencia de Compañías

Leer más

- Se lo voy a mencionar siendo franco, la Superintendencia de Bancos y la de Compañías le piden hasta el más mínimo requisito a una empresa o una persona, pero sin embargo se les han pasado todo este tiempo cosas imperdonables.

- La Superintendencia de Compañías, a mi modo de ver, no tiene una deuda pendiente con la Isspol, sino con el país, que nos explique cómo le permitieron a Ecuagran emitir obligaciones cuando estaba intervenida y sabiendo ya los estados financieros. Eso es imperdonable. El tema isspol es como la punta del iceberg de la gravedad que existe en el mercado de valores.

- No sé si usted lo ha escuchado, en la Superintendencia de Compañía se habla de las firmas de abogados y su nivel de influencia. Hay documentos donde se revelan transferencias, pagos de facturas entre bufetes de abogados, justo cuando salía una resolución para levantar la intervención a Ecuagran, por ejemplo.

- Por eso es que yo le digo que son bastantes los actores externos. Hay muchísima tela por cortar.

- El rastreo del dinero que del hablamos, no es difícil porque todo se hizo a través del sistema financiero ecuatoriano.

- No es difícil pero tampoco es fácil. Hay muchas empresas que, de hecho, ya nos han contactado. Por eso le digo ¡paguen!, ¡acérquense a pagar! Ustedes saben que en esta era no hay una huella digital que se pueda borrar. Ya hemos recibido en estas últimas semanas propuestas de pago. Me han informado que hay aproximadamente 14 propuestas. Nos están pidiendo planes de pago, pero hay que ser muy cuidadosos, porque no vamos nosotros a convertirnos en una bodega de cachivaches. Tenemos que seleccionar qué es lo que podemos recibir como pago e inclusive, qué planes y bajo qué políticas.

Tengo esta promesa a los afiliados: realizar todas esas acciones judiciales y extrajudiciales que se requiera para recuperar lo más posible; estamos conscientes que la afectación ya se causó.

¿Hablamos también del Banco Central, Ministerio de Finanzas sobre los cuales hay sospecha, ya que tuvieron que ver con la negociación fraudulenta de bonos?

- Encontramos casos como operación swap y eso es por salida del Banco Central. Así como tuvieron esa imaginación de solucionar un apagón informático con un registro manual (para transferir los bonos a Citibank), ahora quisiera ver esa capacidad imaginativa y proactiva de encontrar un mecanismo que, sin caer en un default les permita a ellos bloquear esos millones que son nuestros que todos saben que son nuestros y que están siendo subyacentes para los GDN (notas globales de depósito) que emitió el Citibank en Estados Unidos. Las mismas comisiones del Banco Central y del Ministerio de Finanzas que en su momento viajaron a Nueva York a dar el visto bueno al programa GDN ahora deberían viajar a decirle al Citibank, que se le acabó la fiesta.

- La gente que viajó del a Estados Unidos a conocer esa operación ¿viajó pagada por Citibank?

- No se sabe, pero al menos estuvieron en Citibank y recibieron el beneplácito del gobierno ecuatoriano para el programa GND que fue elaborado para gobiernos y terminó operando con un privado como IBcorp; todas esas irregularidades inclusive en su momento tiene que conocer la justicia norteamericana.

- ¿Citibank hasta ahora se ha mostrado en capacidad de conversar con ustedes, de ver cómo se soluciona este problema o simplemente han dicho, nosotros no vamos a llegar a ningún acuerdo con la Isspol?

- Ellos han actuado con una actitud aparentemente colaborativa, ¿a qué me refiero? que nos han facilitado información de cómo se dio el proceso del programa GDN; en segundo lugar han realizado estas operaciones internas unilaterales de retener los pagos; en tercer lugar tarde o temprano tendrán que responsabilizarse con las acciones que ellos hicieron. Recordemos que el Citibank tampoco es un dechado de virtudes, el año anterior recibió una multa de 400 millones de dólares de la Reserva Federal por lavado de activos. Aquí tenemos que entender muy bien con quién nos estamos enfrentando y eso también lo manifestó hace un momento el presidente electo. Si tendemos que llegar a enjuiciar al Banco Central lo vamos a hacer.

- ¿Los peores momentos ya pasaron?

Inicialmente existían tres momentos, primero fue el momento donde se hicieron todas estas operaciones irregulares (desde 2013 hasta finales del 2019); el segundo momento fue el primer semestre del 2020 cuando empiezan a realizarse estos hallazgos de las operaciones irregulares; y el tercer momento que hablamos es a partir del que el Isspol, en agosto del 2020, presenta las primeras 5 denuncias penales para que se realicen las investigaciones.

-Insisto en las responsabilidades de la Superintendencia de Bancos.

-Por eso yo siempre hablo en una línea de tiempo, y la cronología nos permite mayor comprensión. Lo que hay que comprender es lo siguiente; en el 2018 se realiza un primer informe de la Superintendencia de Bancos que ni siquiera objeta a la operación swap, ni los bonos con pacto de recompra, ni los bonos puros; objeta los fideicomisos y determina en su informe que estás figuras de supuestas inversiones se asemejan más a préstamos que a inversiones y que dispone al Isspol que inicie un proceso de desinversión.

-La salida del exdirector David Proaño no cambia mucho el Isspol en esos momentos. De hecho tenía todo tan controlado que cuando José Ibáñez le dice que es ilegal tener esos bonos en Valpacífico él lo bota de su oficina. Y después sacan a Ibáñez de esa casa de valores.

Cuando sale ese director general, que ahora tiene medidas sustitutivas, no es que se acabó la estructura interna. Los directores continuaron. El director económico-financiero, el jurídico, el jefe inversiones, el director de riesgo. Continuaron allí, por eso es que yo digo que hay que reconocer el riesgo que corrió en su momento el general Jorge Villarroel al llegar a ese nido de serpientes con esa estructura todavía interna montada casi 5 meses más porque en agosto sale David Proaño. Pero todavía operan septiembre, octubre y casi finales de noviembre, que es cuando se deciden cambiar a los directores. Es por eso que cuando salen estos directores, que eran los que estaban coludidos con todas estas estructuras externas,  los nuevos directores se dan cuenta que ni siquiera los archivos estaban bien llevados. Hasta ahora tenemos unos archivos precarios, yo creo que lo hicieron a propósito.