Danos menores en cuatro escuelas por el sismo

  Actualidad

Danos menores en cuatro escuelas por el sismo

Damnificados. Ciento sesenta y cinco estudiantes tuvieron que ser evacuados de cuatro aulas. El sismo causó varias fisuras en los techos, no hubo víctimas.

Los niños fueron los más afectados. Ciento sesenta y cinco estudiantes tuvieron que abandonar sus aulas en la escuela Rodrigo Espinoza, en Tumbaco, al nororiente de la capital.

Ayer, a las 08:02, un sismo alteró la rutina de la ciudad. Tuvo una intensidad de 4,1 grados en la escala de Richter y una profundidad de 7,1 kilómetros, según el Instituto Geofísico. El epicentro fue en el norte de Quito, parroquia Iñaquito.

Jakelin Osorio, directora de la escuela, contó que tras el temblor observaron que había “muchas fisuras” en los techos de cuatro aulas. Esa parte de la construcción tiene 99 años.

Eduardo Bedón, jefe zonal de Seguridad Ciudadana de Tumbaco, llegó para hacer un recorrido preventivo, pero por los daños dispuso una evaluación técnica. “Ya había fisuras en el área, pero por el sismo y el tipo de construcción se pronunciaron un poco más”, dijo.

La escuela posee una construcción nueva. Allí se habilitó el espacio para que los alumnos continúen con sus clases. La zona afectada fue cerrada hasta terminar el análisis.

En ese plantel hay 1.132 estudiantes, según Osorio. María Alcívar, madre de dos niñas, llegó al plantel en busca de una maestra. En el camino supo que “las aulas se habían cuarteado” y se asustó. “Dando gracias a Dios”, dijo que sus hijas estaban a salvo.

Tras el sismo, los pequeños esperaron en el patio hasta que los técnicos terminaran la evaluación. Cerca de las 11:30 retomaron sus clases.

Según Mauricio Rodas, alcalde de Quito, hubo daños menores en techos y mampostería de cuatro escuelas de Pomasqui, San Juan, La Magdalena y Tumbaco. “Se realizaron evacuaciones preventivas para precautelar la seguridad de los estudiantes”, expresó.

Se desalojaron ocho edificaciones: seis públicas y dos privadas. Y se reportó un leve deslizamiento de tierra en la población de Tanda, nororiente de la capital.