Actualidad

Los cuatro meses de un gabinete convulso

Un colaborador por mes dejó el Gobierno. No está definido si Vicuña seguirá en Vivienda.

Aeropuerto. La vicepresidenta (e) Vicuña saluda a los simpatizantes que la recibieron ayer en Guayaquil.

Renuncias y reemplazos. El gobierno del presidente Lenín Moreno afronta cuatro meses movidos no solo por el llamado al diálogo, la delicada situación económica, la crisis interna de Alianza PAIS o la reciente convocatoria a una consulta popular, sino por un ingrediente adicional: el movimiento de sus cercanos colaboradores.

Desde el 24 de mayo a la fecha, cuatro funcionarios del gabinete ministerial original renunciaron o fueron separados temporalmente, lo que significa un promedio de uno por mes. Ni el expresidente Rafael Correa, con sus habituales crisis de gabinete (cuando pedía la renuncia a sus ministros para poder, generalmente, reubicarlos en otros cargos), registró el abandono tan temprano y seguido de sus colaboradores.

El primer gran remezón de la era Moreno fue la renuncia de la ahora exsecretaria de Gestión Política, Paola Pabón; y los exconsejeros Ricardo Patiño y Virgilio Hernández. Tres en uno abandonaron el gabinete por la marcada diferencia entre el presidente y su antecesor Rafael Correa. El cuarto es el vicepresidente Jorge Glas, con la diferencia que fue, primero, separado de sus funciones por el presidente Moreno y ahora guarda prisión preventiva por su presunta vinculación en el caso Odebrecht. Su situación no le quita la investidura de segundo mandatario.

No obstante, el Gobierno nacional decidió nombrar a María Alejandra Vicuña como vicepresidenta encargada, lo que es un reflejo más del ajetreo interno del gabinete.

Miguel Carvajal salió del Ministerio de Defensa para asumir el cargo vacante de Pabón. Este a su vez fue reemplazado por Patricio Zambrano, la primera cara nueva que ingresa al gabinete, quien ahora es el ministro de Defensa Nacional. Aún no son públicos los nombres oficiales de quienes asumirán los puestos dejados por Patiño y Hernández.

Una fuente cercana al Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, cartera que también está a cargo de Vicuña, comentó a EXPRESO que están a la espera de una definición sobre si la funcionaria estará a cargo de ambas instituciones o si será nombrado un reemplazo temporal para que asuma el ministerio.

A marcar la ruta del trabajo

La vicepresidenta encargada, María Alejandra Vicuña, inició su primera día en el cargo asumiendo su despacho en la sede de la segunda magistratura nacional, en el centro de Quito. Seguido, mantuvo una primera reunión de trabajo para trazar las acciones que guiarán su labor en el cargo que dejó temporalmente vacante Jorge Glas. Aunque no entró en detalles, dijo que coordinará las acciones necesarias para impulsar la consulta popular, labor que le delegó el presidente Lenín Moreno, como mantener un trabajo articulado con el Consejo Nacional Electoral (ente que deberá organizar la eventual consulta), la Corte Constitucional (que deberá aprobarla, ver nota secundaria inferior) y otras entidades del Ejecutivo. “Aquí estamos para arrimar el hombro y, sobre todo, para cumplir con el encargo que me diera el presidente, Lenín Moreno”.

En horas de la tarde, Vicuña arribó a la ciudad de Guayaquil, donde fue recibida por simpatizantes del movimiento Alianza Bolivariana Alfarista, liderado por su padre, Leonardo Vicuña, y otros del movimiento PAIS.