Cristiano Ronaldo, disenado para volar

  Actualidad

Cristiano Ronaldo, disenado para volar

Práctica. Un día antes al partido, Cristiano Ronaldo practicó la misma jugada, como lo revelaron vídeos de la cadena ESPN.

2,38 m fue la altura del balón en el remate. 1,41 m fue la altura del salto de Ronaldo.

Detrás del gol de chilena de Cristiano Ronaldo a la Juventus hay una historia de disciplina, una razón científica y una cadena de reacciones que lo ponen dentro de los mejores de la Champions.

La historia de disciplina y la razón científica están entrelazadas. Su musculatura le permitió poner el cuerpo a 1,41 metros del suelo e impactar el balón a 2,38 metros.

Lo logró gracias a la fuerza de impulso de sus bíceps, tríceps y cuádriceps, con el respaldo del grupo abdominal y del tren superior.

El preparador físico italiano del Real Madrid, Antonio Pintus, explicó que Ronaldo cumple doble y hasta triple trabajo para mantener su cuerpo en perfectas condiciones.

A la rutina normal con el merengue, el portugués le añade circuito de resistencia, sentadillas en series y con salto, elevación de piernas, trabajo con su propio peso, saltos de cajón y trabajo de bíceps y tríceps con polea. Todo eso, cuatro veces a la semana.

Los otros días tiene sesiones de bicicleta dentro de una piscina. Siempre el mismo tiempo de trabajo al día, incluyendo los días festivos.

El resultado de esas sesiones fue clave para el impulso que tomó en el partido. Su trabajo abdominal, en cambio, le dio el control sobre su cuerpo para hacer la ejecución perfecta.

¿Pero cómo resiste todo eso? Se ayuda en la alimentación.

Ronaldo no bebe alcohol ni en los festejos. Tampoco consume azúcar ni chocolate. Pan, pastas y arroz son integrales. La fruta y la verdura deben ser frescas y solo carne blanca, sin frituras. Lo demás es suplemento alimenticio hasta alcanzar el número exacto de calorías que necesita al día.

No en vano, a sus 33 años sigue en la élite y parece no tener fin. Su gol, alabado por compañeros y rivales, se perfila como el mejor de la Champions por la ejecución limpia y por el marco (estadio, rival y fase del torneo). Claro, al menos por esta edición, porque hasta su entrenador Zinedine Zidane ya aclaró que el suyo fue mejor por donde se lo mire.