Consecuencias

  Actualidad

Consecuencias

La profunda crisis de valores que se presenta en todos los ámbitos en nuestro país y que se refleja en los distintos hechos que se denuncian en la sociedad civil, así como en las más altas instituciones del Estado, nos demuestran un grave problema que solo se resolverá con muchos años de trabajo dirigido a erradicarlo.

Nos preguntamos: ¿qué hacer y por dónde empezar? Y aunque la respuesta es un poco común, hay que comenzar por la educación.

A propósito de aquello, hace poco circuló en las redes sociales un video que mostraba a un grupo de niños en un parque, en el que separaban de sus juegos a uno de ellos por ser de una raza diferente. Lo llamativo del video es que los niños tenían siete años aproximadamente. Me pregunto, ¿cómo puede un niño discriminar a otro y no mostrarle un poco de afecto? Mi conclusión ‘a priori’ es que el comportamiento lo aprendió en su casa y lo repite.

Según datos de la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes, el 63 por ciento de los alumnos molesta a los otros por tener una condición diferente, el 74 por ciento se burla de otros y el 53 por ciento ha sufrido robo dentro de los establecimientos educativos. Esto nos demuestra una profunda falla en la educación en el hogar y en la enseñanza y control en las escuelas y colegios.

Los problemas se extienden al comportamiento de los alumnos en la universidad, donde en algunas ocasiones “la ley del más sabido” pareciere captar la admiración de la mayoría de sus compañeros.

Con estos antecedentes me pregunto si cada uno está cumpliendo su rol: esto es padres, maestros y quienes están al frente de cualquier clase de centros educativos y de cualquier nivel.

Es importante recordar que cada uno juega un papel importante y que no hay acción sin consecuencia. En ese contexto, a corto plazo responderán por las infracciones de sus representados los padres y los maestros, pero a largo plazo las consecuencias de la falta de educación en valores y principios las sufre todo un país. En este último caso, ¿quién responde?